Ejercicios de rebote para la pérdida de peso

Un rebotador se ve como un trampolín que ha sido reducido a aproximadamente 36 pulgadas en diámetro. Su superficie se encuentra de 9 a 10 pulgadas del suelo y está hecho de una tela muy durable. El rebotar es una actividad cardiovascular que quema calorías, crea músculo y es bueno para tu equilibrio.

Rebotes

El rebotar en un rebotador ha probado tener beneficios a la salud. Un estudio publicado en "The Journal of Applied Physiology" encontró que saltar en un trampolín tiene un mayor efecto en el ritmo cardiaco y el consumo de oxígeno que correr en una caminadora. Comienza tu rutina de ejercicios simplemente rebotando en el mini trampolín. Quédate de pie con tus pies a una distancia equivalente a la distancia que hay entre tus hombros y comienza a rebotar con cuidado. Una vez que consigas el equilibrio, rebota más fuerte doblando tus rodillas un poco más, pero aún manteniendo tus pies cerca de la estera. Después de que el rebote simple te resulte fácil, comienza a correr en el rebotador. Mira directamente al frente y mueve tus brazos mientras trotas.

Movimientos de saltos

El rebotador absorberá mucho de tu peso corporal, haciendo que haya menos estrés en tus articulaciones. Comienza esta serie de ejercicios saltando en el trampolín con los dos pies cayendo al mismo tiempo. Una vez que estés cómodo y equilibrado, comienza doblando tus rodillas de lado a lado mientras están en el aire. Realiza 10 juegos de giros seguidos de 10 saltos. Repite. A continuación, haz saltos de tijeras. Comienza saltando rítmicamente con los pies juntos, luego comienza a separar tus piernas y a juntarlas después. Finalmente, agrega los movimientos de brazos para completar el salto de tijeras. Si eres usuario avanzado, puedes incorporar saltos de altura en tu rutina. Realiza un salto de altura contrayendo tus piernas hacia tu pecho mientras estás en el aire.

Rebotes sentado

Puede parecer extraño sentarte y rebotar así en tu trampolín, pero sí puedes realizar este ejercicio si te estás recuperando de una enfermedad o accidente y tienes el permiso de tu médico para ejercitarte. Siéntate en tu rebotador con tus pies en el suelo. Usando tu peso corporal y tus piernas, muévete hacia arriba y hacia abajo hasta que estés rebotando con cuidado. No trates de rebotar fuera del trampolín. Conforme te vayas fortaleciendo, eleva tus piernas, de manera que estés sentándote en una posición de "V". Rebota.

Agregando pesas

El agregar unas pesas a tu ejercicio de rebote elevará la intensidad del ejercicio. Sostén unas pesas en ambas manos conforme rebotas. Salta y gira en el rebotador. Realiza unos curls de bíceps y elevación de brazos para definir y tonificar aún más tus brazos. Cuando uses pesas, selecciona unas que sean más ligeras de los que usarías si no estuvieras rebotando. Las pesas de tobillos vuelven el ejercicio todavía más estimulante.

Más galerías de fotos



Escrito por diane lynn | Traducido por reyes valdes