Ejercicios de prevención de lesiones en baloncesto femenil

Cuando se juega al baloncesto, se realizan muchas jugadas de corte, saltos y corridas, movimientos que te ponen en riesgo de lesiones ortopédicas. Cuatro lesiones comunes que enfrentan las jugadoras de baloncesto son desgarros del LCA, los esguinces de tobillo, fracturas de estrés y las tensiones musculares muslo. A pesar de que jugar al baloncesto aumenta el riesgo de lesiones, muchos ejercicios de entrenamiento pueden ayudar a reducir este riesgo.

Prevención de lesiones de LCA

The Journal of Athletic Training declara que las lesiones del LCA (ligamento cruzado anterior) representan el 8 por ciento de todas las lesiones del baloncesto universitario femenil. Se puede reducir el riesgo de una lesión del LCA realizando ejercicios que fortalecen los músculos de la cadera. Además, los ejercicios pliométricos, o ejercicios de salto, ayudan a mejorar el control muscular en las piernas. Los ejercicios que fortalecen los músculos isquiotibiales son beneficiosos porque algunas jugadoras tienden a aterrizar de un salto con las rodillas rectas, causando un exceso de estrés por el impacto. Unos isquiotibiales fuertes ayudan a flexionar la rodilla durante el aterrizaje.

Prevención de esguince de tobillo

Los esguinces de tobillo son las lesiones más comunes en todos los niveles de baloncesto. Para reducir el riesgo de un esguince, hay que fortalecer los músculos que rodean el tobillo. Colocar una banda de resistencia alrededor del pie, moviendo el tobillo contra la resistencia puede fortalecer la musculatura en todos los planos de movimiento. Mejora la estabilidad del tobillo con ejercicios sobre una tabla de equilibrio. Para prepararse para la acción en el juego, los ejercicios de agilidad pueden ser beneficiosos.

Prevención de fracturas por estrés

Los sitios más comunes de fracturas por estrés en las jugadoras de baloncesto son el pie y la parte baja de la pierna. El entrenamiento cruzado es una manera eficaz de prevenir las fracturas por estrés, incorporando diferentes tipos de actividades. Al alternar trabajo y descanso de diferentes grupos musculares, se logra el mismo objetivo y sin exceso de estrés. Sustituyendo el correr con pedalear en bicicleta o nadar en algunos días puede reducir la presión sobre los huesos de los pies y las piernas. Además, el fortalecimiento de la extremidad inferior y los ejercicios de flexibilidad pueden reducir el riesgo de fracturas por estrés.

Prevención de distención muscular y de tendones

Según un estudio publicado en 2007 en el Journal of Athletic Training, las distensiones musculotendinosas de las partes superiores de las piernas son una lesión común durante el entrenamiento para las jugadoras de baloncesto. Aunque estas lesiones son leves, pueden impedir el rendimiento al máximo. Se puede reducir el riesgo de esta lesión realizando de ejercicios de flexibilidad. Estirar los cuádriceps, isquiotibiales y glúteos puede aumentar su flexibilidad en las extremidades inferiores. Ejercicios generales fortalecimiento piernas también pueden aumentar la fuerza muscular para soportar los entrenamientos y partidos de baloncesto largas.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. sam vaid, pt, dpt | Traducido por ana laura nafarrate