Ejercicios de preparación para esquiar

Puedes ver el esquí como una forma divertida de pasar una mañana de frío al aire libre, pero también es un entrenamiento intenso que hace hincapié en los brazos, las piernas y el abdomen. Al mejorar estas áreas, mejorará tu fuerza y resistencia física para esquiar. Obtén un cuerpo en forma con ejercicios y estiramientos de esquí específicos que ayudan a prepararte para tu mejor día en la montaña.

Saltos de potencia para glúteos

Los saltos de potencia para glúteos son recomendado por la revista "Skiing" como una manera de fortalecer esos músculos que juegan un papel tan importante cuando estás girando y apoyándote en tus esquís. Colócate frente a un tronco o banco que sea de 24 pulgadas de alto. Separa los pies para que estén aproximadamente a la anchura de los hombros. Dobla las rodillas y mueve los glúteos hacia el piso de modo que estés en una posición en cuclillas, sentirás tus músculos abdominales y los glúteos tensos en este momento. Desde la posición en cuclillas, salta en el aire y aterriza en el tronco o banco. Cuando aterrices, vuelve inmediatamente de nuevo a la posición en cuclillas. Repite el movimiento para saltar de nuevo al piso.

Sentadilla de una pierna

Estas sentadillas especializadas fortalecen tus piernas para que tengas un mejor control del esquí. Coge un bastón de esquí en cada mano. Párate derecho sobre una pierna con la otra delante de ti, manteniéndola justo por encima del piso. Si necesitas ayuda para el equilibrio, usa los bastones de esquí. Dobla la pierna de atrás todo el camino hasta abajo en posición de cuclillas, manteniendo la otra pierna delante de ti para que esté paralela al piso. Ponte de pie y repite con la otra pierna, intentando 15 sentadillas con cada pierna.

Descenso de tobillo

Los descensos de tobillo son recomendados por el instructor de esquí Warren Smith, que dice que te ayudarán a mejorar tu fuerza y flexibilidad del tobillo, lo que te puede hacer más ágil en las pendientes. Párate de modo que tu espalda y talones estén en contra de una superficie plana, como una pared. Deja que tus brazos cuelguen a tus lados. Doblando sólo tus rodillas y tobillos, inclínate hacia el suelo tan bajo como puedas, manteniendo los brazos y los talones presionados contra la pared. Una vez que no puedas ir más lejos, levántate.

Estiramiento de rotación de tronco

Este ejercicio de estiramiento ayuda a trabajar tu abdomen al mismo tiempo que mejora la flexibilidad de éste, por lo que puedas girar en tus esquís, con menos riesgos de lesión, según informa el Nicholas Institute of Sports Medicine and Athletic Trauma. Acuéstate en el suelo con la cara hacia el techo. Dobla la pierna izquierda a la rodilla, levántala y crúzala sobre la pierna derecha. Engancha tu pie debajo de la pierna derecha. Con la mano derecha presionando la rodilla contra el suelo, alcanza lo más lejos que puedas con tu pierna del brazo a tu izquierda. Mantén esta posición durante 30 segundos y luego cambia de pierna.

Flexiones

Las flexiones trabajan tus brazos, específicamente tus bíceps, y tu abdomen. Mejor resistencia superior del cuerpo puede ayudar a combatir la fatiga muscular la inclinación y propulsión de ti mismo en tus bastones de esquí. Colócate en la correcta posición de plancha con las piernas rectas y descansa en tus dedos de los pies y los brazos extendidos con las palmas en el suelo debajo de tus hombros. Dobla los codos en un ángulo de 90 grados a medida que vas hacia el suelo, haz una pausa, y luego empújate hacia arriba.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua duvauchelle | Traducido por mariana perez