Ejercicios de potencia y rutinas

La potencia describe tu capacidad para generar fuerza rápidamente, una cualidad importante si estás involucrado en el deporte. Lanzar una pelota de béisbol, patear un balón de fútbol, correr y saltar, son ejemplos de actividades de potencia, y hay ejercicios y rutinas que puedes utilizar para ayudar a desarrollar dicha potencia. Cuando se entrena para tener potencia, la calidad del movimiento es más importante que la cantidad de repeticiones. Realiza series cortas con un máximo de intensidad intercaladas con descansos que deben ser lo suficientemente largos para que puedas trabajar a máxima intensidad durante cada serie que hagas.

Saltos en cuclillas


Estos saltos proporcionan potencia en la parte inferior del cuerpo.

Los saltos en cuclillas desarrollan potencia en la parte inferior del cuerpo y mejoran tu salto vertical. Párate con los pies separados a la altura de los hombros y deja las manos a los lados. Dobla tus rodillas, avienta el trasero hacia atrás y desciende a una posición en cuclillas mientras simultáneamente balanceas los brazos detrás de ti. Balancea tus brazos hacia adelante dinámicamente y salta, intenta saltar tan alto como puedas. Al aterrizar, dobla tus rodillas para absorber el impacto y desciende para otra repetición.

Flexiones y aplausos


Con este entrenamiento tus músculos superiores ganarán mucha potencia.

Es un ejercicio favorito de los boxeadores, aplaudir y flexionar desarrollará tu parte superior del cuerpo aumentando y promoviendo la potencia. Adopta una posición regular de flexiones con tus manos por debajo de los hombros, aprieta el abdomen y forma una línea recta con la cabeza, las caderas y los talones. Dobla los brazos y baja el pecho hasta el piso. Inmediatamente extiende tus brazos y levanta la parte superior de tu cuerpo del suelo para que tus manos también suban. Mientras estás en el aire, aplaude. Mientras desciendes, extiende los brazos y aterriza con los codos ligeramente doblados para absorber el impacto del piso. Dobla los brazos, baja el pecho al suelo y repite el ejercicio.

Lanzaminetos aéreos con una pelota trapéutica


Ayúdate con esta pelota especial para dar potencia a todo tu cuerpo.

Esto aumentará la potencia de tu cuerpo entero, pero pon especial énfasis en tu tendón de la corva, los glúteos y la espalda baja. Estos músculos a menudo trabajan juntos al saltar y correr. Párate con los pies separados a la altura de los hombros a horcajadas con una pelota terapéutica. Retrocede tus caderas, dobla tus rodillas y dóblate hacia abajo. Sujeta la parte inferior de la pelota terapéutica con ambas manos. Manteniendo los brazos rectos, dinámicamente extiende las rodillas, deja las caderas atrás y prepara tus brazos para lanzar la pelota por encima y detrás tuyo, calcula la altura y la distancia. Camina hasta donde cayó la pelota y repite el ejercicio.

Salto de obstáculos con ambos pies.


Este jercicio no solo dará potencia a tu cuerpo sino que desarrollarás otras habilidades.

Este ejercicio incrementará tu capacidad de salto vertical. Coloca de cinco a diez vallas que sean a la altura de la rodilla en una fila a intervalos de tres pies (92 cm). Asegúrate de que los obstáculos se caigan fácilmente si les pegas. Párate en la línea de arranque con los pies juntos y las manos a los lados. Dobla las rodillas y desciende a un cuarto de ángulo en cuclillas. Usando tus brazos para un impulso extra, salta sobre y hacia adelante del primer obstáculo. Al aterrizar, prepárate inmediatamente para otro salto para despejar el siguiente obstáculo. Sigue saltando hasta que termines la tirada completa de obstáculos. Para obtener el mayor provecho de este ejercicio, imagina que el suelo está caliente y trata de minimizar el contacto con el suelo. Salta cada obstáculo de manera explosiva de tal forma que vayas directamente de un salto al otro.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick dale | Traducido por maricela guillen