Ejercicios postoperatorios de rodilla

Después de muchos tipos de cirugía de la rodilla, incluyendo ligamento cruzado anterior (ACL, por sus siglas en ingles) o reparación del menisco, el reemplazo total de rodilla o cirugía artroscópica de la rodilla, se requieren ejercicios postoperatorios (en algunas sólo horas después de la cirugía). Hay poco tiempo dedicado a la convalecencia, el objetivo de la cirugía es reparar el daño para volver a un estilo de vida móvil sin dolor. Mediante la terapia física y el protocolo prescrito de ejercicio en el hogar, el ejercicio te ayudará a acelerar la recuperación y reducir el dolor postoperatorio.

Bombeos de tobillo (Ankle Pumps)

El edema o la inflamación ocurre habitualmente después de la cirugía, y la gravedad y la posición causan la inflamación que se acumula en la pierna y el tobillo. Cuando los músculos se contraen, se aplica presión en las venas de las piernas para bombear la sangre y el líquido linfático de la zona. El bombeo de tobillo se recomienda después de la cirugía. Tu médico o enfermera te indicará que inicies con este ejercicio en la sala de recuperación. Mueve el pie hacia arriba y hacia abajo (como si estuviera bombeando el pedal del gas) contrayendo los músculos de la pantorrilla y la espinilla durante 2 a 3 minutos. Debes hacer bombeos de tobillo durante todo el curso de la terapia física, hasta que estés totalmente recuperado y toda la hinchazón en el tobillo y la pierna haya desaparecido.

Deslizamiento de talón (heel slides)

El deslizamiento de talón se realiza para recuperar la flexión de la rodilla. Después de la cirugía, algunos músculos están más atrofiados que otros. El deslizamiento de talón se hace usando tu propia fuerza muscular y con la ayuda de un cable de extensión, toalla, cinturón o una correa de perro. Coloca el pie de la pierna implicada en medio de la cuerda, o en el círculo, si es que existe, y mantén un extremo de la cuerda en cada mano. Tira lentamente el cable mientras doblas la rodilla hasta que sientas un estiramiento. No vayas al punto de dolor, ten cuidado de no deshacer cualquier reparación o injertos realizados en la cirugía. Mantén la posición durante 10 segundos y luego suéltalo. Repite 10 veces.

Series de cuádriceps (Quad Sets)

Los músculos del cuádriceps son importantes para la fuerza y ​​la estabilidad de la rodilla. Después de la cirugía, es importante recuperar la fuerza y la función de los cuádriceps para que puedas regresar a tus actividades cotidianas. Mientras estás sentado o en posición supina (boca arriba), aprieta los cuádriceps y trata de enderezar la rodilla. Al principio, la rodilla no puede enderezar todo el camino, pero debes ser capaz de ver y / o sentir que el músculo se contrae. Mantén la contracción durante 5 segundos y luego relaja el músculo completamente. Haz 3 series de 10, con el tiempo avanza hasta 5 series de 10. Podrás elevar el talón de la mesa conforme hagas series de cuádriceps ya que te vas haciendo más fuerte.

Elevación con pierna extendida (Straight Leg Raise)

El músculo cuádriceps atraviesa tanto la rodilla como la articulación de la cadera. Al hacer una elevación de pierna extendida se trabaja todo el músculo debido a la extensión de la rodilla y la flexión de la cadera. Acuéstate boca arriba con la pierna afectada extendida. Mantén la otra pierna doblada, con la planta del pie en el suelo. Comienza flexionando el pie de la pierna en cuestión y realiza una serie de cuádriceps para enderezar la rodilla y levanta lentamente tu pierna a unas 6 pulgadas (15,24 cm) del piso. Eleva en 4 tiempos y baja la pierna en 4 tiempos. De 3 a 4 días después de la cirugía, realiza 3 series de 6 a 10 repeticiones. A medida que aumenta tu fuerza, realiza más repeticiones o, si tu médico o el fisioterapeuta lo recomienda, usa una pesa en el tobillo.

Más galerías de fotos



Escrito por abigail ekue | Traducido por leticia albarran