Ejercicios para poner en balance tu Yin

El yin y el yang son principios que se encuentran en la filosofía china. En ella se establece que el universo se une por un principio único de Tao, o sea "El Gran Único". Todos los opuestos concebibles dentro del universo pueden reducirse a una de las fuerzas del yin y el yang. El yin es responsable de enfriar y humectar al cuerpo, una deficiencia en él puede provocar piel y boca resecas y problemas digestivos.

Yin y Yang

Una gran parte de la medicina china se basa en los principios de yin y yang. Estos dos conceptos se relacionan con la patología, la fisonomía, la anatomía y los principios del tratamiento. De acuerdo con Barbara Escher, AOBTA Cl, conforme una mujer avanza en edad, su yin comienza a decrecer y entra en la menopausia. Esto puede dar como resultado despertarse durante la noche y sudar. La ausencia de yin también se nota en el carácter, ya que pueden volverse más asertivas y más fácilmente irritables.

Síntomas

Otros síntomas sobre la falta de yin que pueden afectar tanto a hombres como a mujeres incluyen sed sin sentir la necesidad de beber mucho, boca seca constante, estreñimiento, poca producción de orina, nerviosismo, ansiedad, fiebre moderada, fatiga, urticaria, insomnio y ojos irritados. Escher también explica que hay cinco formas comunes de deficiencia de yin. Estas son deficiencias en el riñón, el corazón, la piel, los pulmones y el estómago.

Tai Chi

El Tai chi, que también se conoce como tai chi chuan, viene de China y significa "puño supremo". Se trata de un sistema de arte marcial que se enfoca en movimientos lentos acompañados de respiraciones reguladas. El tai chi se enfoca en la agilidad y el balance emocional más que en las artes marciales como deporte. Se le considera un buen método para balancear el yin porque sus movimientos y ejercicios de respiración quitan los bloqueos de energía en los puntos meridianos, lo que permite que el chi fluya libremente.

Yoga yin

El tipo de yoga yin también puede ayudar a equilibrar el yin y el yang. Sirve para estirar los tejidos conectores en las articulaciones de la espalda baja, las caderas y los muslos - las partes del cuerpo que forman el yin. Algunas poses como la de la rana, la cinta, la mariposa, el cisne y el cisne dormido se realizan sobre el piso y se mantienen de tres a cinco minutos. Estas poses ayudan a equilibrar el yin porque aumentan la flexibilidad, mejoran el funcionamiento de los órganos y liberan el estrés.

Más galerías de fotos



Escrito por corinna underwood | Traducido por ricardo frot