Ejercicios pliométricos para bajar de peso

Bajar de peso es una simple ecuación que consiste en quemar más calorías que las que consumes. Con la pliometría, una persona de 150 libras puede quemar 544 calorías por hora. Los ejercicios pliométricos involucran movimientos explosivos realizados rápidamente. Inicia tu sesión de ejercicios de menor intensidad y avanza gradualmente a aquellos de mayor intensidad. Completa un calentamiento minucioso antes de una sesión de ejercicios pliométricos. Haz de cinco a ocho rutinas con 10 repeticiones de cada ejercicio. Asegúrate de descansar entre las series, casi hasta que te sientas completamente recuperado.

Saltos en cuclillas

Los saltos en cuclillas es un ejercicio pliométrico de menor intensidad. Párate con los pies según el ancho de los hombros y procurando que los dedos apunten hacia delante. Los brazos deben estar al lado de tus muslos con los codos ligeramente doblados y a los costados. Inclínate un poco hacia delante, manteniendo la espalda recta y los músculos abdominales firmes. Dobla las rodillas profundamente antes de prorrumpir en el aire y saltar en dirección de tus brazos que apuntan hacia el techo. Aterriza sobre tus dos pies y haz una pausa durante unos segundos antes de despegar de nuevo.

Estocadas en cuclillas

Los saltos en cuclillas son un ejercicio de intensidad moderada. Párate a manera de estocada con el pie derecho hacia adelante. El izquierdo debe quedar doblado levemente y el torso debe estar recto y erguido. Sumerge el cuerpo hacia el suelo hasta que el muslo izquierdo quede paralelo al suelo. No permitas que la rodilla izquierda toque el suelo. Mantén los codos cerca de los costados y deja que tus brazos se balanceen ligeramente. Salta en el aire, cambiando las piernas según la altura del salto. A medida que aterrices, baja y levántate en el aire una vez más.

Saltos Burpee

Los saltos completos, también conocidos como Burpee, son de intensidad moderada dentro de los ejercicios pliométricos. Comienza colocando los pies al mismo ancho de los hombros y dobla los brazos y codos a los costados. Dobla las rodillas y salta hacia el aire, levantando las rodillas de manera que intentes tocar tu pecho. Cuando aterrices, no permitas que los talones toquen el suelo, y de inmediato impulsa tu cuerpo de nuevo en el aire.

Saltos de profundidad

Los saltos de profundidad son de alta intensidad. Comienza con una caja de 12 pulgadas de alto. A medida que mejores, podrás aumentar la altura de la caja, pero procura que no sea superior a 42 pulgadas. Párate en la caja con los pies abiertos según el ancho de tus hombros. Los dedos de tus pies deben estar cerca del borde del escalón. Bájate del borde, cayendo sobre los dos pies e inmediatamente salta en el aire. Asegúrate de que el salto sea vertical y los brazos se eleven en el aire. Súbete una vez más a la caja y repite el ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por jami kastner | Traducido por xochitl gutierrez cervantes