Ejercicios en la piscina para personas de la tercera edad

Envejecer no significa ser menos activo. Las personas de la tercera edad que quieran seguir moviéndose y hacer ejercicios de buena calidad durante la semana se pueden beneficiar de las ventajas de ejercitarse en la piscina. El agua no sólo proporciona la resistencia necesaria para ejercitar los músculos y las articulaciones, sino que también proporciona un ambiente de bajo impacto para realizarlos, un beneficio para las personas de la tercera edad que tienen artritis y dolores en las articulaciones.

Balancear las piernas

Para fortalecer los músculos superior de las piernas, intenta balancear las piernas. Ponte de pie a un lado de la piscina y que el agua te llegue al menos hasta la espalda baja. Sujétate de su orilla y abre una pierna hacia afuera tanto como puedas, y manténla derecha. Sostenla durante cinco segundos, entonces echa la pierna hacia atrás y manténla ahí durante otros cinco segundos. Repite los dos movimientos de diez a quince veces.

Impulso de las piernas

Obtén una barra flotante o un aparato similar que flote y que puedas poner alrededor de tu pie. Dobla la pierna derecha hasta la rodilla y súbela hasta que quede paralela al agua y que la otra pierna quede perpendicular a 90 grados. Coloca el aparato flotador alrededor del pie y empuja hacia abajo hasta que te quede la pierna derecha. Vuelve a elevar la pierna despacio y dobla de nuevo la rodilla para hacer una repetición. Repite este ejercicio de diez a quince veces, enseguida cambia el flotador al otro pie y repite con la otra pierna.

Círculos de brazos

Ve a la sección de la alberca donde el agua te llegue hasta el cuello. Párate junto a la orilla de la alberca por seguridad, en caso de que necesites mantener el equilibrio. Coloca un pie en frente de ti y el otro detrás para tener más equilibrio. Levanta los brazos a los lados para que estén justo debajo del nivel del agua. Mantén los brazos rector y las palmas hacia abajo mientras haces movimientos de círculos con los brazos. Haz de diez a quince segundos en una dirección, después detente y haz círculos hacia la otra dirección durante otros diez a quince segundos.

Silla contra la pared

Para hacer un ejercicio de abdominales efectivo, encuentra una esquina de la piscina donde el agua te llegue al pecho. Coloca ambos brazos en su orilla para apoyar tu peso. Junta las piernas y usa los músculos abdominales para llevar las piernas hacia el pecho doblando las rodillas. Repite de diez a quince veces, después descansa. Puedes combinar este ejercicio y trabajar los músculos oblicuos --los músculos en el área del costado del abdomen-- girando la parte inferior del cuerpo y las rodillas hacia la derecha e izquierda de manera alternada mientras haces este ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por james patterson | Traducido por alejandra medina