Ejercicios para hacer en la piscina

Nadar es un excelente ejercicio tonificador y cardiovascular, pero algunas personas no se sienten cómodas nadando o no saben cómo hacerlo. Sin embargo, esto no significa que tengan que mantenerse en tierra firme para mejorar su salud. Hay muchos ejercicios que pueden hacerse en la piscina con los pies apoyados en el fondo de manera segura, y los beneficios de ellos son igualmente buenos.

Beneficios

Hacer ejercicios en la piscina es suave para los músculos y las articulaciones, ya que el agua suaviza el impacto de cada movimiento. Presionar en contra del agua es un buen entrenamiento de resistencia, y tus vasos sanguíneos se dilatan al estar expuestos a la calidez del agua, mejorando la circulación. Los ejercicios acuáticos son especialmente útiles para las personas que tienen artritis u otros problemas en las articulaciones. Pero no pienses que será sencillo: la revista "Fitness" advierte que mantenerse a flote en el agua quema tantas calorías por minuto como correr 6 millas por hora.

Caminar

Un forma sencilla de comenzar tus ejercicios en el agua es simplemente caminar a lo largo de la pileta con agua que te llegue aproximadamente hasta la cintura. Mantén tus pies planos sobre el fondo de la piscina. Si tienes problemas porque te resbalas, muchas compañías hacen zapatos para el agua para darte tracción. Mueve tus brazos como si estuvieras caminando por la calle. Para hacer un esfuerzo adicional, usa guantes con membrana diseñados para hacer ejercicio en el agua, para aumentar la resistencia y ejercitar tus brazos también. Una vez que hayas dominado esto, puedes pasar a aguas más profundas, aproximadamente a la altura del hombro, si te sientes seguro haciéndolo. Incluso puedes trotar en vez de caminar para intensificar tu ejercicio.

Ejercicios de la parte superior del cuerpo

No necesitas usar pesas para trabajar tus bíceps, tríceps y hombros. Puedes usar guantes con membrana o barras de pesas (barbells) diseñadas para hacer ejercicio en el agua para hacer flexiones (curls), levantando tus manos contra la resistencia del agua. Otra opción es tomar una tabla de natación (kickboard) y sostenerla a tu lado, en forma perpendicular a la superficie del agua. Usa ambas manos para sostenerlo y balancea la mano que sostiene el extremo más alejado hacia la parte del medio de tu cuerpo. Si fueras el centro de un reloj, visto desde arriba, se vería como si tu mano barriera desde las 3 en punto hasta las 12. Invierte el lado una vez que te canses.

Ejercicios para la parte baja del cuerpo

Puedes sostenerte del borde de la piscina para hacer una patada de cancán para ejercitar tus piernas. Con tu espalda sobre la pared de la psicina, levanta tu pierna directamente en frente tuyo, y antes de que vuelvas a ponerla en su posición original, dobla la rodilla en un ángulo de 90 grados. Para añadir resistencia, ata un flotador (water noodle) alrededor de tu tobillo.

Ejercicios para todo el cuerpo

Sostente del borde de la piscina, mirando a la pared, en una altura de agua que llegue hasta tu pecho. Pon tu otra mano debajo del agua, contra la pared, con los dedos apuntando hacia abajo, para mantenerte estable. Manteniendo tus piernas y tus pies florando al nivel del agua, comienza a hacer una patada desde tus abdominales y caderas hasta tu pie (piensa en el modo en que nada un delfín). Deberías intentar hacer las olas más grandes que puedas por 30 segundos. Esto trabaja tu espalda, tus abdominales, tu trasero y tus piernas.

Más galerías de fotos



Escrito por denise kelly | Traducido por azul benito