Ejercicios para pie plano

El pie plano implica un trastorno de la pronación del pie que hace que éste apunte hacia el exterior, en lugar de en línea recta, según Gary Moller, DipPhEd. Las etapas avanzadas pueden requerir cirugía ortopédica correctiva que vuelve a alinear el dedo gordo. Los ejercicios para el pie plano se concentran en la fortalecimiento de los músculos de la pantorrilla y el restablecimiento de la fuerza, más flexibilidad en los dedos de los pies, los tobillos y los pies para que la realización de actividades cotidianas como caminar sea más cómodo e indoloro. Primero consulta a tu médico.

Fortalecimiento de pantorrilla

Los músculos de la pantorrilla ayudan a apoyar tus pies al tiempo que reduces los riesgos de la fatiga muscular, debilidad y calambres, dice Moller. Fortalecer los músculos de la pantorrilla, también conocido como el tibial posterior, mediante la inclusión de algún talón sentado en tus ejercicios para un régimen de pie plano. Siéntate derecho en una silla firme, colocando firmemente ambos pies en el piso, según el sitio de rehabilitación física Hep2go.com. Lentamente levanta el talón derecho lo más alto posible sin quitar ningún pie de la superficie. Mantén la posición por 10 segundos. Lentamente regresa a la posición original. Relájate 10 segundos. Repite el ejercicio 10 veces. Repite el ejercicio con el otro píe.

Elevaciones de lado

Contrarrestar tus tendencias de pronación del pie de fuerza y ​​estirar los arcos juegan un papel clave en ayudar a reducir tus tendencias al pie plano, señala Moller. Trabaja en el fortalecimiento de tus arcos y los músculos del pie haciendo algunas elevaciones laterales sentado. Ponte de pie con los pies firmemente plantados en el suelo. Apóyate en una silla. Levanta lentamente el peso del cuerpo sobre la parte exterior de tu pie mientras levantas los arcos de la superficie. Mantén la posición por 10 segundos. Lentamente regresa a la posición original. Relájate por 10 segundos. Repite el ejercicio 10 veces. Si es demasiado difícil el levantamiento de ambos arcos simultáneamente, concéntrate en la elevación de uno por uno.

Flexión de tobillos

Los ejercicios para el pie plano tienen que trabajar en la mejora de la movilidad, tan pronto como sea posible después de cualquier procedimiento quirúrgico, según el Centro de Pfaeffikon de Cirugía Ortopédica. Comienza por hacer algunas bombas de tobillo, mientras estés todavía en la cama. Las bombas de tobillo implican estar sentado en posición vertical en la cama, en el sofá o en una silla firme mientras extiendes las piernas delante de ti hasta que tus rodillas estén lo más rectas posible. Levanta suavemente el pie y apunta tu dedo gordo del pie mientras doblas el tobillo. Sostén la posición cinco segundos. Lentamente regresa a la posición original. Relájate por 10 segundos. Lentamente dobla el tobillo mientras apuntas tu dedo gordo del pie hacia tu cuerpo. Sostén la posición cinco segundos. Vuelve a la posición inicial. Relájate por 10 segundos. Repita el ejercicio 10 veces.

Caminar

Caminar ayuda a fortalecer y estirar los músculos de los pies y debe estar incluido en tus ejercicios para un régimen de pie plano. Comienza a caminar lo más pronto posible después de la cirugía de pie plano. Cuando empieces a caminar, usa un andador y carga un peso mínimo en el píe plano. Camina por dos minutos a un ritmo cómodo. A medida que se vuelva más fuertes, gradualmente añade más peso del cuerpo sobre el pie y aumenta el tiempo en incrementos de tres minutos. Reduce lentamente la dependencia de tu ayuda para caminar como te sientas más cómodo y seguro en tus habilidades para caminar. Ponte una meta para caminar de manera independiente, sin necesidad de utilizar ayuda, cinco semanas después de la cirugía.

Más galerías de fotos



Escrito por crystal welch | Traducido por daniel badillo