Ejercicios de pie caído

El pie caído es una condición que dificulta levantar la parte delantera del pie, lo que hace que uno lo arrastre generando dolor o incomodidad al caminar. La condición suele ser causada por debilidad en los músculos del tobillo y en el empeine, que puede ser provocado por un desorden anatómico o neurológico temporal o de largo plazo. La Cochrane Collaboration -un recurso en línea internacional para ayudar a tomar decisiones fundamentadas sobre el cuidado de la salud- propone que ciertos ejercicios para fortalecer los músculos del pie y del tobillo y aumentar la flexibilidad pueden mejorar el funcionamiento del pie afectado en algunos casos. Sin embargo, es importante buscar consejo médico para esta condición antes de empezar cualquier forma de tratamiento o rehabilitación.

Rotación de tobillo

Siéntate derecho con tu espalda apoyada contra la silla y levanta una pierna en el aire, dice Osteopathclinic.com. Lentamente gira tu pie hacia adentro tan lejos como puedas y sostén la posición durante algunos segundos, luego vuelve a girarla hacia afuera y mantén esa posición. Repite seis veces en ambas piernas. Osteopathclinic.com sugiere añadir pesas al tobillo para mejorar la fuerza muscular. También puedes hacer rotaciones de tobillo, seis veces en el sentido de las agujas del reloj y luego en sentido contrario, en ambas piernas.

Balanceo de dedos a talón

Osteopathclinic.com dice que te apoyes sobre tus manos en una mesa o en la pared como soporte y que te pares sobre tus dedos. Sostén la posición durante 5 segundos y luego baja tus talones y balancéate hacia atrás de manera que tus dedos queden en el aire y sientas un estiramiento en tus pantorrillas. Sostén esta posición durante 6 segundos y luego repite toda la secuencia seis veces.

Prueba de coordinación de dedos

La revista de ejercicios, Ayushveda.com, dice que coloques algunas canicas en el suelo e intentes levantarlas con tus dedos. Esto ayudará a mejorar tu destreza y fuerza de los pequeños músculos de tus pies.

Fortalecer y estirar

Siéntate en el suelo con tus piernas estiradas delante de ti. Luego flexiona tu pie de manera que tus dedos se muevan hacia tu cuerpo levantando tus talones del piso, dice Ayushveda.com. Sostén la posición durante 5 segundos y estira tu pie en la dirección opuesta enroscando tus dedos hacia abajo tanto como puedas. Mantén esta posición durante otros 5 segundos y repite el movimiento completo tantas veces como puedas.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica mccahon | Traducido por maría marcela mennucci