Ejercicios para perder peso en una caminadora para los que padecen obesidad mórbida

Cuando estás listo para perder peso quieres ver los resultados inmediatamente. Nada puede ser más descorazonador para tu autoestima que llegar al punto en el que no ves progresos. Las caminadoras te ofrecen la oportunidad de crear programas que pueden actualizarse según tus metas en cuanto a condición física.

Para comenzar

Cuando decidas comenzar con tu programa para perder peso, recuerda comenzar lento y con metas realistas para ti mismo. Para perder una libra de grasa necesitas un déficit de 3500 calorías por semana. Esto puede lograrse reduciendo la comida y ejercitándose. La mejor forma conocida de perder peso es combinar el ejercicio con una disminución en el consumo de calorías (Referencia 1). Una vez que empieces a crear tu programa de ejercicios, toma en cuenta la frecuencia, la intensidad, el tiempo y el tipo (F.I.T.T.). La frecuencia se refiere al número de días que te ejercitarás, la intensidad se refiere al tempo o la velocidad, el tiempo significa el tiempo que durará la rutina y el tipo define si tu entrenamiento será cardiovascular o de resistencia.

Comenzaste

Una vez que comiences a ejercitarte, utiliza la primera semana para encontrar tu velocidad con un tiempo cómodo estando en la caminadora. Puede que notes que eres capaz de caminar sólo unos 5 o 10 minutos el primer día. Aumenta un minuto más de resistencia en tu siguiente sesión. No aumentes la velocidad o inclines la caminadora hasta que seas capaz de estar en ella sin descansar por lo menos unos 25 minutos (Referencia 1). Una sesión de baja intensidad y de larga duración te permitirá aumentar tu resistencia muscular mientras quemas calorías (Referencia 1). Cuando seas capaz de hacerlo, aumenta poco a poco tu velocidad no más de un número. Por ejemplo, si estas caminando a 3.5, no aceleres a 4.5 repentinamente. Puede que necesites disminuir el tiempo de tu rutina cuando aumentes la velocidad.

Evita aburrirte de tu entrenamiento

Empezar puede no ser muy difícil, pero estar motivado y determinado es otra cosa. Después de que has estado ejercitándote durante algún tiempo, intenta añadir variedad a tu programa. Esto le permitirá a tu cuerpo seguir quemando calorías y te ayudará a evitar ese punto en el que te hartas por no ver los progresos. Intenta aumentar tu velocidad por un minuto y luego regresar a tu velocidad original. Puedes intentar esto a lo largo del entrenamiento, así como añadir algunas inclinaciones. Una sesión de ejercicio de 45 minutos puede incluir 5 minutos de calentamiento seguidos de un minuto de segmentos de aumento de velocidad, regresar a la velocidad original, aumentar la inclinación y luego regresar a la inclinación inicial. Esto puede repetirse por varias rondas y terminar con un estiramiento de cinco a 10 minutos de duración

Garantizar la seguridad


Asegúrate de bebe rmucha agua durante tu entrenamiento.

Cuando empieces un programa de ejercicios asegúrate de hablar con tu doctor. Empieza lento y tomando descansos cuando sea que los necesites. Asegúrate de tener agua para beber durante el entrenamiento. Puede ser de ayuda el escribir sobre tu rutina en un diario en el que incluyas tu tiempo de trabajo, tu velocidad y cómo te sentiste durante y después del entrenamiento. También, el uso de imágenes puede ayudarte a estar motivado (Referencia 3). Pon viejas fotos de ti mismo o fotografías donde veas las metas a las que deseas llegar en tu diario o por tu casa en dónde puedas verlas. Esto te ayudará a estar concentrado en tus metas (Referencia 3). Si sientes que necesitas alguna ayuda, puedes contactar a un entrenador personal o un nutriólogo.

Más galerías de fotos



Escrito por rebecca wylie | Traducido por karly silva