Ejercicios de pensamiento para todo el cerebro

Tu cerebro es una masa de materia gris y blanca que controla tus habilidades para pensar, recordar, ver, oír, moverte, respirar, saborear, sentir y entender. El lado derecho de tu cerebro controla la creatividad, mientras que tu lado izquierdo controla el pensamiento racional y lógico. Lo ideal es que los dos hemisferios del cerebro estén bien equilibrados. Varios ejercicios te ayudan a alcanzar este estado estimulando las regiones de todo el cerebro.

Al infinito y más allá

El ejercicio con el símbolo del infinito trabaja tanto el lado derecho del cerebro, como el izquierdo, ya que implica la concentración y la coordinación entre la vista y la mano, al mismo tiempo que favorece la relajación. Comienza con tu mano no dominante y dibuja la figura acostada de un ocho en el aire enfrente de ti. Repite con tu otra mano y continua alternando durante aproximadamente dos minutos. Concéntrate en relajar tu cuerpo y mente a medida que alternas los brazos. Quítate los lentes si los usas y mantén tus ojos enfocados suavemente hacia el frente en el centro del signo de infinito.

Mano dominante

El lado derecho de tu cerebro controla el lado izquierdo de tu cuerpo, mientras que el lado izquierdo controla el lado derecho. Como diestro o zurdo, estimulas continuamente el mismo lado de tu cerebro al utilizar tu mano dominante. Por lo tanto, dibujar con tu mano no dominante te ayuda a crear un mayor equilibrio entre los dos hemisferios. En el libro titulado "The Creative Journal" ("La Revista Creativa") su autora Lucia Capacchione, Ph.D, explica cómo escribir con la mano no dominante ayuda a los sentimientos de accesibilidad y promueve la creatividad. También te darás cuenta de que calma la mente, debido a la concentración requerida. Simplemente toma una pluma y papel y escribe cualquier palabra que elijas, tal vez alguna que tenga un significado especial para ti, o haz un dibujo simple, como una manzana o un árbol.

Los ojos en la pelota

El malabarismo no solamente involucra reflejos rápidos y buena coordinación entre la vista y las manos, sino que también implica visión periférica y una intención enfocada. Experimentos llevados a cabo en el Oxford Centre for Functional Magnetic Resonance Imaging of the Brain mostraron que entre las personas que aprendieron a hacer malabares hubo cambios reales en la materia blanca del cerebro, la cual se compone de fibras nerviosas que transmiten señales y sirven de puente entre las diferentes partes del cerebro. Comienza lanzando solamente una pelota entre tus manos, llevándola hasta el nivel de los ojos en cada lanzamiento. Una vez que te sientas cómodo con ese movimiento, añade una segunda pelota, lanzándola hacia arriba justo cuando estés a punto de atrapar la primera bola. Si te sientes valiente, agrega otra bola a las otras dos y lo más importante, diviértete.

Hablar lógicamente

El dicho de "úsalo o se atrofiará" se aplica no solamente a los músculos, sino a tu cerebro. Estimular a tu cerebro con juegos donde se aplique la lógica y la razón como el Sudoku o crucigramas ayuda a desarrollar el lado izquierdo analítico. Estos juegos también activan la parte del cerebro asociada con la memoria y al mismo tiempo ayudan a la relajación. Cualquier actividad que ocupe toda tu atención te mantiene en el momento presente y te ayuda a eliminar a los dragones de la preocupación o el miedo que surgen de los pensamientos basados en el pasado o el futuro. Así que busca el libro de crucigramas que está lleno de polvo en el armario, siéntate con una taza de té caliente y ejercita tu cerebro.

Más galerías de fotos



Escrito por marisa upson | Traducido por tere colín