Ejercicios pélvicos para la vulvodinia

La vulvodinia es una condición peculiar de las mujeres, que se caracteriza por dolor crónico y/o la quema del tejido situado cerca y alrededor de la abertura de la vagina. La Clínica Mayo define la vulva como "la almohadilla de tejido adiposo en la base del abdomen (monte de Venus), los labios, el clítoris y la abertura de la vagina". En la mayoría de los casos, el tejido es muy sensible al tacto, y puede hacer que las actividades diarias tales como deportes, ejercicio o relaciones sexuales sean desagradables. Aunque no se ha identificado una causa para esta condición, la Vulvodynia Association enumera varias posibilidades, incluyendo debilidad de los músculos del suelo pélvico, que conducen a la excitación excesiva de los nervios sensitivos que rodean la vulva. Afortunadamente, los músculos pueden fortalecerse a través del ejercicio diario.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel fueron llamados así por su creador, el Dr. Arnold Kegel, un obstetra/ginecólogo que desarrolló el régimen para el tratamiento de la incontinencia después del parto. Para realizar este ejercicio, concéntrate en los músculos que controlan el flujo de orina y la función intestinal. Siéntate erguida en una silla o escritorio, exhala mientras aprietas los músculos que rodean la uretra y el ano. Mantén la posición durante 2-3 segundos y luego relaja los músculos. Repite varias veces, aumentando gradualmente la cantidad de tiempo que mantienes la contracción. Puedes realizar estos ejercicios durante el día a medida que trabajas en tu escritorio, en el coche, o haces cualquier otra actividad sentada.

Balanceo pélvico con Kegel

Acuéstate boca arriba en el suelo, con las palmas junto a las caderas, las rodillas dobladas a unos 45 grados, los pies y las rodillas apretadas. Exhala y gira la pelvis hacia las costillas, llevando el ombligo hacia la columna vertebral. Manteniendo la inclinación, levanta las caderas hacia el techo, a la vez que realizas la maniobra de Kegel descrita anteriormente. Mantente en la parte superior durante una cuenta de 5, luego inhala mientras bajas lentamente las caderas hacia el suelo. Repite de 10 a 15 veces.

Levantamiento de caderas/presión de rodillas

Acostada boca arriba en el suelo, coloca las palmas de las manos junto a las caderas. Doblar las rodillas a 45 grados y coloca los pies a la anchura de las caderas. En un conteo de cuatro, levanta las caderas hacia el techo en "uno", presiona las rodillas juntas y haz el ejercicio de Kegel en "dos", abre las rodillas en "tres", y baja las caderas al suelo en "cuatro". Repite de 15 a 25 veces. Como una variación, mantén la posición de cadera elevada y realiza estos ejercicios varias veces en un movimiento de mariposa.

Aducción de costado (Side-Lying Adduction)

Acuéstate de lado con las caderas apiladas una directamente sobre la otra, las rodillas rectas y las caderas ligeramente flexionadas. Apoya la cabeza en el brazo inferior y coloca la mano del brazo superior en el suelo delante de las costillas. Levanta la pierna de arriba para que quede paralela al suelo, con la cadera gira ligeramente hacia el techo. Endurece los músculos de Kegel, levanta la pierna y toca los talones uno con el otro. Sostén la posición durante 2 o 3 segundos, y luego regresa la pierna lentamente al suelo. Repite de 10 a 15 veces en cada lado.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle matte | Traducido por arcelia gutiérrez