Ejercicios con pelotas con pinchos

Desarrollada en Dinamarca, la pelota con pinchos es una pelota de masajes pequeña cubierta con pinchos usada para aliviar la rigidez muscular, lo que facilita una mayor flexibilidad y una mejor postura. Evita usar la pelota con pinchos si tienes una inflamación aguda, un hematoma severo o una patología en las articulaciones. Los ejercicios no deberían doler, dejando al finalizar los músculos trabajados más livianos y más relajados.

Súper columna

Las extensiones de la parte superior de la espalda promueven el movimiento más fluido en la columna superior, caja torácica y pecho. Recuéstate sobre el suelo y coloca dos pelotas con pinchos debajo de la parte superior de tu espalda de manera que cada una quede a cada lado de la columna, entre tus omóplatos. Con las rodillas flexionadas hacia el techo y con tus pies apoyados en el piso, estira tus brazos hacia el techo y bájalos detrás de tu cabeza hacia el piso. Repite 10 veces, exhalando por tu boca a medida que llevas los brazos a la posición inicial.

Pectorales perfectos

El ejercicio para aflojar los pectorales ayuda a abrir los músculos del pecho, beneficiando a los que tienen hombros caídos rotados hacia adentro por pasar mucho tiempo sentados. Párate cerca del marco de una puerta o pared y coloca la pelota con pinchos entre el interior de la articulación de tu hombro. Usa la pared para hacer rodar la pelota por tu pecho horizontalmente, la dirección de las fibras musculares de los pectorales. Muévete hacia delante y hacia atrás de un hombro a otro 10 veces.

Pies fantásticos

Hay numerosos ejercicios para aflojar tus pies. Para ayudarte a reducir la fascitis plantar, una irritación de la fascia plantar debajo del pie, coloca una pelota con pinchos debajo del arco de tu pie izquierdo y párate sobre la pelota durante 30 segundos. Repite una o dos veces en cada pie. También puedes practicar tu equilibrio, parándote sobre la pelota con un pie por vez, sosteniéndote durante 30 segundos. Párate cerca de una silla o pared para tener algo de lo que agarrarte si pierdes el equilibrio.

Piernas lujosas

Para ablandar los costados de tus piernas y la cola, recuéstate sobre tu espalda con una pelota con pinchos a cada lado de tu sacro, el hueso chato duro en la parte superior de la pelvis. Coloca una almohada debajo de tu cabeza para evitar la tensión en el cuello. Mueve tu peso un poco de pelota a pelota hasta que sientas un alivio de tensión. Podrías necesitar ajustar periódicamente las pelotas si se salen de su lugar. Puedes aflojar más los costados de las piernas solo haciendo descansar cuidadosamente el costado de tu pierna sobre una pelota.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle wishhart | Traducido por maría marcela mennucci