Ejercicios para palpitaciones y ansiedad

La aptitud física y la salud mental van de la mano. Aunque la fuerza muscular y la tonificación es a menudo el foco de un programa de acondicionamiento físico, las mejoras cardiovasculares y otros efectos médicos que se consideran efectos secundarios son muy positivos. Pero los beneficios del ejercicio van más allá de lo físico. Con el ejercicio regular, la ansiedad y palpitaciones cardíacas pueden reducirse o hasta terminarse para siempre.

Ejercicio para cambiar la química cerebral

El ejercicio aeróbico te cambia la química del cerebro, quemando las sustancias que producen el estrés - como el cortisol y la adrenalina- así como aumentan los productos químicos para sentirse bien - como la serotonina y las endorfinas-. Si eres de esas personas que prefiere ponerse a limpiar para mantenerse ocupadas cuando estás enojado, instintivamente sabes que la actividad física ayuda a sentirse mejor. En "How to Increase Serotonin" Judd Handler recomienda 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada de cinco a siete veces a la semana. Handler advierte que el ejercicio de alta intensidad debe ser evitado porque estos pueden aumentar las hormonas del estrés. Puedes hacer tu ejercicio en sesiones de 10 minutos y aún así obtener los efectos deseados.

Ejercicios aeróbicos para reducir la ansiedad

Ejercicios de todo el cuerpo, como los aeróbicos, hacen respirar más duro y obtener un bombeo constante de sangre a tu cerebro. Caminar a paso ligero, correr, montar en bicicleta, subir escaleras y la gimnasia son todos ejercicios aeróbicos eficaces. En "Exercise for Anxiety" Michael Otto, recomienda de 30 a 40 minutos de ejercicio aeróbico tres veces por semana. NAMI, la Alianza Nacional contra las Enfermedades Mentales, sugiere que incluso unos pocos minutos de ejercicio varias veces a la semana tiene beneficios para la reducción de la ansiedad.

Ejercicios de autorregulación

Los ejercicios que hacen hincapié en estiramientos y técnicas de respiración profunda, como el yoga, tienen un efecto calmante que reduce o alivia la ansiedad. Si el yoga no es lo tuyo, puedes obtener los beneficios de los ejercicios de autorregulación, en cualquier momento y en cualquier lugar. Lo mejor es cerrar los ojos durante una respiración profunda, pero no es obligatorio. Enfoca tus pensamientos sobre la respiración llenando los pulmones mientras inhalas por la nariz. Sostén la respiración por unos segundos y luego exhala a través de los labios fruncidos. Repite la secuencia de 5 a 10 veces. La relajación muscular progresiva también es muy útil para aliviar la ansiedad. Comienza estirando los dedos hacia atrás y manteniendo la tensión durante unos segundos antes de soltarlos. Mueve tu cuerpo, tensando cada grupo muscular durante varios segundos antes relajarlo por completo. Termina con estiramientos de las cejas hacia arriba.

Palpitaciones

Si experimentas palpitaciones, debes informar a tu médico. Aunque las palpitaciones pueden ser una falla normal en tu ritmo cardíaco, la consecuencia de un exceso de cafeína o alcohol, el efecto secundario de medicamentos recetados o de venta libre, o una reacción al estrés o la ansiedad, éstas también pueden indicar una condición que requiere atención médica. Una vez que tu médico te haya dado el visto bueno, puedes aliviar las palpitaciones relacionadas con la ansiedad mediante el uso de ejercicios de autorregulación y manteniendo una rutina de ejercicio aeróbico regular. Añade estiramientos y entrenamiento de fuerza para un programa de acondicionamiento físico equilibrado.

Más galerías de fotos



Escrito por judy kilpatrick | Traducido por sebastian castro