Ejercicios oculares para niños

Los ejercicios oculares para niños están diseñados para mejorar la visión de tu hijo, así como su coordinación mano-ojo. En tanto que muchos atletas profesionales realizan ejercicios oculares para mejorar su visión en la cancha o el campo, los niños realizan ejercicios oculares para ver mejor la pizarra en la escuela o para mejorar su coordinación general.

Ejercicio de ojo impulsivo

Este ejercicio de ojo impulsivo está diseñado para mejorar la capacidad de tu hijo para mantener la concentración en un objeto durante un período prolongado de tiempo. Haz que tu hijo se siente en una silla. Siéntate enfrente de él, a 2 pies (61 cm) de distancia, con un lápiz de color diferente en cada mano. Mantén los lápices al nivel del ojo del niño, separados a una distancia de la anchura de sus hombros. A tu orden, haz que tu hijo se enfoque en el lápiz que le digas que mire. Después de varios segundos, dile que mire el otro lápiz. Haz que alterne entre los lápices varias veces antes de descansar. La mayoría de los niños anticiparán el paso al siguiente lápiz, lo cual es un signo de ojos impulsivos. Practica este juego con tu hijo para enseñarle cómo mantener sus ojos enfocados en un solo objeto a la vez.

Ejercicio de mover los ojos en círculo

El ejercicio de mover los ojos en círculo ayudará a relajar a tu hijo, además de fortalecer los músculos de sus ojos. Pide a tu hijo que se siente en una silla o se acueste en el suelo. Haz que comience a mover sus ojos en pequeños círculos hacia la derecha. Dile que continúe este movimiento durante un minuto o menos. Una vez que haya transcurrido un minuto, haz que continúe girándolos, pero ahora cerrados. Según el sitio web Ciber Parent, es importante que tu hijo trate de no mover ningún otro músculo en su cuerpo mientras realiza este ejercicio ocular.

Ejercicio de focalización del ojo

El ejercicio de focalización del ojo ayudará a entrenar a tu hijo a enfocar rápidamente objetos a diferentes distancias. Haz que tu hijo se siente en el patio trasero. Coloca cuatro objetos en el patio, cada uno a diferentes distancias de tu hijo. Asegúrate de que el niño mantenga sus ojos cerrados mientras colocas los objetos. Esto le impedirá ver dónde están los objetos e identificarlos antes de tiempo. Desde tu marca, haz que tu hijo abra los ojos y encuentre los objetos, empezando por el objeto que esté más cerca de él y terminando con el objeto que esté más alejado. Entre más veces realice tu hijo este ejercicio, mejores serán los resultados.

Más galerías de fotos



Escrito por jason aberdeene | Traducido por josé antonio palafox