Ejercicios de natación que pueden enseñarte a patear

Si haces bicicleta en el agua, doblando tus rodillas y golpeando el agua con tus piernas, crearás una resistencia y te encontrarás cansado en la piscina. Para realizar una patada correcta, imagina que tus caderas, piernas y pies forman una sola aleta larga. El movimiento ondulante de la patada comienza en tus caderas y luego se mueve hacia tus piernas. El extremo de tu patada implica un movimiento de latigazo cervical como el movimiento de tus pies. Existen varios ejercicios que pueden ayudarte a perfeccionar tu patada.

Punto de ebullición

Familiariza tus piernas con el movimiento de la patada realizando unos ejercicios en el borde de la piscina. Por ejemplo, comienza sentándote en el borde y sumergiendo tus piernas dentro del agua. Suavemente bombea tus pies hacia arriba y hacia abajo y acostúmbrate a la resistencia del agua. Gradualmente aumenta la velocidad de tu patada como si estuvieras tratando de llevar el agua a un punto de ebullición. Evita salpicar, patea solo lo suficiente para hacer que el agua burbujea delante tuyo. Métete al agua y posiciona tu cuerpo de manera horizontal, tómate del borde o de la pared con tus brazos. Coloca tu mano derecha en la alcantarilla de la piscina y la otra mano en la pared como si tu cuerpo fuera una bandera. Pivotea tu cuerpo de modo que estés mirando hacia el agua. Practica la patada, comienza ondulando tus caderas. De vez en cuando, levanta tu cabeza y escucha el sonido de tu patada. Si está muy alto o amplio, entonces escucharás salpicar. Trata de patear de modo que tus pies apenas se eleven de la superficie del agua.

Mantén tu cabeza encima del agua

Los ejercicios de patadas verticales pueden ayudarte a perfeccionarla. Nada a la parte más profunda de la piscina y asume una posición vertical con tu cuerpo en el agua. Haz una figura de ocho con tus brazos o muévete para mantener tu cabeza fuera del agua. Comienza a patear con tus tobillos y tus piernas extendidas y tus pies en punta. Mueve tus piernas hacia adelante y hacia atrás como si fueran limpia vidrios. Trata de mantener tus piernas en un rango de 12 a 15 pulgadas. Realiza la patada en intervalos de 10 segundos. Cruza tus brazos encima de tu pecho o sostenlos a tu lado y fuera del agua para aumentar la dificultad. Asimismo, puedes aumentar la duración del ejercicio a unos 30 segundos.

Carrera bajo el agua

Si desafías a un amigo a realizar una carrera bajo el agua, tu cuerpo utilizará de manera más natural la patada en velocidad para sobrepasar a tu oponente. Una patada incorrecta debajo del agua hará que vayas más lento. Cuando comiences a competir, extiende y cruza tus brazos enfrente de ti, nada en la posición horizontal con tu torso mirando hacia abajo. Imagínate la forma aerodinámica de un torpedo o de una bala. Focalízate en la patada en explosiones poderosas de 10 a 15 yardas, permaneciendo debajo de la superficie del agua. Para principiantes, haz tres o cuatro patadas y luego elévate a la superficie para obtener aire. A medida que vayas siendo más fuerte y más adepto a nadar, varía el tipo de carrera, nada sobre tu espalda o sobre tu lado.

Imagínate sirenas

Muchos ejercicios de natación involucran aletas, las cuales te permiten desarrollar una patada que ahorra energía. Visita un acuario o una tienda de mascotas y estudia cómo nada un pez. Sus colas se ondulan hacia atrás y hacia adelante de una forma suave y relajada. Comienza colocándote una aleta en un pie. En la misma forma que realizaste el ejercicio de ebullición del agua, siéntate en el borde de la piscina y mueve tu pie con la aleta hacia arriba y hacia abajo. Acostúmbrate al peso extra y a la resistencia de la aleta. Repite el ejercicio con el otro pie. Luego, métete al agua y flota sobre tu estómago. Coloca tu cuerpo en la posición del torpedo y comienza a patear con ganas. Ten en mente la unión entre el pie y el agua, realiza patadas por unos intervalos de 30 segundos. Focalízate en mantener la forma correcta, no en cuán duro estás pateando.

Más galerías de fotos



Escrito por kay tang | Traducido por stefanía saravia