Ejercicios de natación para deshacerse de la grasa del vientre

Si tienes acceso a una piscina, trasladar tus entrenamientos al agua es una excelente forma de quemar rápidamente la grasa del vientre. Nadar y los aeróbicos acuáticos no solamente son magníficos ejercicios cardiovasculares sino que también cada movimiento que realizas en la piscina desafía tus músculos dado que el agua crea una resistencia constante. La piscina ofrece el beneficio adicional de ayudar a sentirte sin peso, y te mantiene fresco y renovado. Puesto que no puedes reducir la grasa de una parte específica de tu cuerpo, necesitas enfocarte en los entrenamientos que queman calorías y construyen masa muscular para eliminar la grasa corporal.

Entrenamientos de vueltas

Recorrer la piscina es una forma eficiente de quemar calorías y desafiar tus músculos. Para evitar el aburrimiento y trabajar la mayor cantidad de grupos musculares en tu cuerpo, incorpora diferentes brazadas en la rutina en lugar de nadar vuelta tras vuelta usando el mismo estilo. Trata de nadar al menos 30 minutos tres veces a la semana, alternando el estilo libre, pecho, espalda y lado durante cada entrenamiento, variando tu nivel de esfuerzo para mantener el desafío. Adicionalmente, realiza los siguientes ejercicios de natación en los días que no hagas el ejercicio de vueltas o hazlos al final de cada entrenamiento.

K-Tread

Nada en la parte más profunda manteniendo tus manos cóncavas mientras mueves tus brazos en pequeños movimientos circulares en el agua. Eleva tu pierna derecha al frente hasta llegar a la altura de la cadera y coloca tus pies en punta, sostén la posición por cinco segundos sin parar de mover los brazos en círculos. Cambia de pierna tan rápido como puedas, elevando la pierna izquierda mientras bajas la derecha, sostén por cinco segundos y repite los movimientos por 30 segundos.

Otter Roll

Flota en tu espalda en la superficie del agua manteniendo tus piernas juntas y agarrando la pelota de playa en tu pecho. Lleva tu hombro izquierdo y la cadera hacia abajo para girar y quedar sobre la pelota con el estómago en el agua, luego completa el giro para quedar devuelta en la posición inicial, involucra los músculos de tus piernas, abdomen, hombros y espalda para realizar el movimiento. Toma una respiración y repite hacia el lado derecho continuando el movimiento durante 30 segundos.

Pike Scull

Comienza parándote en la parte menos profunda de la piscina. Siéntate en el agua mientras llevas tus piernas hacia arriba hasta que los dedos de los pies salgan del agua, tus piernas deben permanecer rectas y juntas, y tu cuerpo debe quedar en forma de V. Encorva tus manos cerca a tus caderas y mueve tus brazos haciendo pequeños círculos para desplazarte hacia el fondo de la piscina, continúa haciendo el ejercicio durante 30 segundos.

Patada de delfín

Desplázate a la profundidad media de la piscina y párate de frente a la pared colocando tu mano izquierda en el borde de la piscina y tu mano derecha justo por debajo de la superficie del agua con los dedos apuntando hacia abajo. Mantén tu cabeza fuera del agua, extiende tus piernas detrás de ti sin que salgan a la superficie manteniendo los pies y rodillas juntos. Ahora, trata de mover tu cuerpo inferior como un delfín, comenzando el movimiento en tu abdomen, luego llevándolo a los muslos hasta llegar a tus pies. Patea de esta forma lo más fuerte posible durante 30 segundos.

Más galerías de fotos



Escrito por kristen fisher | Traducido por pattricia patino