Ejercicios para mejorar mi swing de béisbol

Determinar el swing perfecto para un bateador de béisbol es una cuestión difícil, por que a veces, no hay una respuesta correcta. Usualmente, la única forma de que los bateadores se den cuenta de que hay algo mal con su swing, es que no puedan colocar el bate correctamente contra la pelota. Debido a que la cinética del swing de un bate involucra tantos factores, puede ser difícil aislar un aspecto que necesite mejorarse. Sin embargo, existen algunos ejercicios generales que puedes usar sin importar tu nivel para mejorar la mecánica y por consecuencia, tu desempeño en la caja de bateo.

Swings sin pelota (Dry Swings)

El viejo adagio de que la práctica hace al maestro se aplica perfectamente al swing con el bate. La repetición constante ayuda a desarrollar la vital memoria muscular, que convierte el mecanismo de tu swing en un acto reflejo. Batea 100 veces cada día, sin tratar de golpear una bola. Este ejercicio mejorará tu swing y ayudará a mantener la mecánica con el tiempo. Enfócate en batear rápido manteniendo los pies bien plantados, guiando el movimiento con tus caderas y manteniéndote erguido. Realiza este ejercicio todos los días.

Práctica de bateo con peso (Heavy BP)

Usa un bate pesado o con peso en la práctica de bateo. Este ejercicio funciona mejor si lo haces en una jaula de bateo o en el campo usando una lanzadora de pelotas. El incremento en el peso del bate requerirá que utilices más fuerza en cada swing, activando todos los músculos necesarios para golpear de forma efectiva y promueve que continúes el movimiento posterior al contacto con la bola. La práctica regular del bateo con peso (una o dos veces por semana) también ayudará a mejorar tu velocidad con el bate.

Swings fungo (Fungo swings)

Fungo se le llama a un ejercicio con lanzamientos suaves. En este ejercicio, no debes batear con potencia. El punto ni siquiera es mandar lejos la pelota. Solamente haz un swing corto para hacer contacto con la bola. El entrenador o un compañero deben hacerte lanzamientos suaves desde algunos pies de distancia y colocados a un costado. Una vez que golpees la pelota con colocación, situando el bate en el punto exacto sobre el centro de la masa de la bola, regresa el bate a la posición inicial. Haz de 50 a 100 swings fungo en cada sesión.

Trabajo de piernas

Desarrolla el trabajo de piernas y tu postura al batear. La postura que uses es tan importante como el mecanismo del swing. La colocación de tus pies determina cómo dirigirás la bola y cuánto poder podrás ejercer con tu swing. También determina si mantendrás la bola en juego o será foul y sí jalarás la bola o la enviarás al jardín contrario. Si mantienes tu pie frontal perpendicular al ángulo del lanzamiento, es probable que golpees la bola hacia el frente o al jardín contrario. Si angulas el pie, de forma que la punta de tus dedos se dirijan hacia los jardines, es más probable que jales la bola con limpieza.

Más galerías de fotos



Escrito por bobby r. goldsmith | Traducido por eduardo moguel