Ejercicios para mejorar la calidad de sueño y un hígado débil

Los problemas del hígado pueden causar varias condiciones de sueño como el insomnio, el exceso de sueño y la fatiga durante el día, de acuerdo con la hepatóloga Melissa Palmer. Sin embargo, el ejercicio adecuado puede mejorar la calidad de tu sueño y mejorar la función del hígado. Consulta con tu doctor antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios, y pregúntale si hacer cambios en tu dieta y tomar medicamentos pueden mejorar tu condición hepática y tu calidad de vida.

El hígado y el sueño

Una variedad de enfermedades que incluyen la hepatitis y el síndrome del hígado graso pueden causar un hígado débil. De acuerdo con Palmer, algunos problemas endocrinos como la enfermedad de la tiroides, la anemia y los desequilibrios hormonales, también pueden contribuir a la disfunción hepática o ser causados ​​por ella. Palmer señala que muchas de estas condiciones pueden causar dificultad para dormir. La enfermedad de la tiroides por ejemplo, puede dar lugar a sentimientos de lentitud, insomnio e inquietud. El dolor de los problemas graves del hígado también pueden contribuir a dormir con inconvenientes.

Beneficios del ejercicio

Con el tiempo, el ejercicio reduce la fuerza necesaria para bombear la sangre a los órganos por lo que el pulso y la presión arterial tienden a ser menores cuando se hace ejercicio con frecuencia, de acuerdo con el estudio "Biology: Life on Earth with Physiology". Para las personas que sufren enfermedades del hígado, mejorar la circulación puede facilitar el funcionamiento correcto del hígado y algunas enfermedades como la del hígado graso, son directamente afectadas por el peso y el ejercicio. El ejercicio puede mejorar el insomnio debido a la liberación de endorfinas y la quema de la hormona del estrés cortisol. Puesto que el ejercicio a largo plazo también disminuye el pulso y la presión arterial, es posible que facilite la relajación del cuerpo. Cuando el ejercicio mejora directamente las condiciones del hígado, puede ayudar a prevenir los problemas de sueño que son un subproducto de estas enfermedades.

Consejos para el ejercicio

Según "Biology: Life on Earth with Physiology", el ejercicio es más efectivo para mejorar el sueño cuando se hace por la mañana. Aunque tu objetivo debe ser hacer ejercicio durante 30 minutos al día de cuatro a seis veces por semana, avanza poco a poco hasta lograr ese objetivo. Si tienes una enfermedad hepática o tienes sobrepeso, lo mejor es comenzar con ejercicios de baja intensidad. Bebe mucha agua antes y después de tu rutina de ejercicios y deja lo que estás haciendo si sientes dolor durante la actividad.

Cómo hacer ejercicio

De acuerdo a un estudio realizado por Giselle S. Passos de la Federal University of Sao Paulo en Brasil, el ejercicio aeróbico es el más eficaz para mejorar la calidad del sueño. Enfócate en los ejercicios aeróbicos de bajo impacto como caminar, trotar o andar en bicicleta. Sin embargo, el entrenamiento de fuerza por ejemplo, puede interferir con el sueño sobre todo en las primeras semanas después de comenzar una rutina de ejercicios, de acuerdo con "Biology: Life on Earth with Physiology".

Más galerías de fotos



Escrito por brenna davis | Traducido por jane laury