Ejercicios de mazo

Cualquiera que haya lanzado un mazo sabe lo que es ese ejercicio para la parte superior del cuerpo, pero los mazos no deben restringirse a una obra de construcción. Aunque balancear uno alrededor de tu gimnasio probablemente no es seguro o permitido, puedes ejercitarte con un mazo en el exterior.

Golpes sobre la cabeza

El balanceo sobre la cabeza es un tonificador de todo el cuerpo superior. Los golpes sobre la cabeza trabajan los brazos, hombros, espalda y pecho. Este ejercicio desafía tu resistencia muscular a medida que continuamente balanceas el mazo, cambiando de lado para conseguir un entrenamiento uniforme. Para llevar a cabo los golpes sobre la cabeza, lleva el mazo al exterior y pon una llanta en el suelo delante de ti. Coge el mazo con la mano izquierda en la parte inferior y la mano derecha cerca del mazo a una distancia cómoda. No hay mejor distancia exacta, solo la que se sienta bien. Levanta el mazo sobre tu cabeza y sobre el hombro derecho, y luego bájalo hacia el centro de la llanta. El cuerpo gira atrás hacia la derecha a medida que levantas el martillo y se gira de nuevo hacia delante conforme golpeas hacia abajo. Este movimiento es similar a cortar leña. Cambia de lado después de 10 repeticiones. Realiza el ejercicio para la cantidad de tiempo deseada.

Giro Ruso

El giro Ruso es un ejercicio clásico de torso que se puede hacer con una mancuerna, balón medicinal o acostado sobre una pelota de ejercicios. También puedes hacer esto sosteniendo un mazo. El giro Ruso se enfoca en los abdominales. Para llevar a cabo el giro Ruso, siéntate en el suelo y sostén el mazo horizontalmente en frente de tu pecho con los codos doblados. Dobla las rodillas y coloca los pies planos sobre el suelo. Es necesario que haya espacio para el mazo para moverse sin golpear las piernas. A continuación, inclínate un poco hacia atrás con la columna recta. Gira a la derecha y luego regresa al centro. A continuación, gira a la izquierda. Volviendo al centro entre cada repetición mantiene el impulso de tomar el control. Esto también da a los abdominales el desafío adicional de estabilizar la columna vertebral isométricamente. Voltea el mazo después de completar la mitad del número deseado de repeticiones. La desproporción del peso debido a que el mazo está en un lado hace que tu torso trabaje más duro para estabilizar tu cuerpo.

Pronación sentado

El ejercicio de la pronación sentado normalmente se hace con una mancuerna unilateral. Una mancuerna de gimnasia unilateral tiene un disco ponderado sólo en un lado. Realizar este ejercicio con un mazo es más difícil debido a la mayor longitud del mango. Esto es ideal para personas que buscan un gran aumento en la fuerza del antebrazo. Para realizar este ejercicio, ponte de pie sosteniendo el mazo con la mano derecha, agarrándolo cerca del final del mazo. Dobla el codo a 90 grados y mantén tu brazo a tu lado con el codo a la altura del hombro. Comienza con el mazo vertical con el mango apuntando al suelo. A continuación, gira la mano hacia el interior hasta que el mango apunte casi hacia el techo. Esta es la pronación, lo que significa voltear la palma hacia abajo. Vuelve a la posición inicial. Realiza el número deseado de repeticiones y luego repite con la mano izquierda.

Más galerías de fotos



Escrito por sarka-jonae miller | Traducido por roberto garcia de quevedo