Ejercicios de marcha

Los ejercicios de marcha ayudan a desarrollar la forma de caminar o mantener un patrón de marcha funcional. De acuerdo con un estudio de mayo 2003 "Clinical Rehabilitation", dirigido por Hiroyuki Shimada, MD, del Tokyo Metropolitan Institute of Gerontology, la realización de ejercicios de marcha mejora patrones de caminata en los ancianos dentro de las 12 semanas. Frágiles participantes de mayor edad que realizaron los ejercicios de marcha durante 40 minutos dos o tres veces a la semana mostraron un mayor equilibrio dinámico y mejoras funcionales de marcha que un grupo separado, que sólo hizo ejercicios de equilibrio.

Condiciones

Los ejercicios de marcha pueden ayudar a mejorar la marcha de una variedad de condiciones anormales caminar. Los ejercicios animan especialmente a la marcha espástica que se produce con la rigidez de un solo lado, lo que produce una caminata arrastrando los pies. Las personas con la marcha de propulsión tienen una postura parada y rígida con la cabeza y el cuello doblada hacia adelante. Caminar con las rodillas ligeramente flexionadas y las caderas se le conoce como la marcha de tijera, ya que las rodillas y los muslos se cruzan en un movimiento de tijera. La marcha estepage se produce cuando el pie se bloquea y los dedos de los pies apuntan hacia abajo, lo que hace que los dedos se raspen por el suelo. La marcha de pato provoca movimientos del torso de lado a lado exagerados debido a la estabilización de la cadera insuficiente.

Objetivo

El objetivo de los ejercicios de marcha es un patrón de marcha funcional. Debe disponer de una gama adecuada de movilidad articular, lo que permite a las articulaciones mover los músculos a través de una gama suficiente de movimiento para caminar. Los ejercicios de marcha tienen como objetivo mejorar el tiempo de activación muscular, que implica los intervalos de tiempo que se producen entre el contacto de cada talón con el suelo. Los patrones de marcha funcionales también dependen de la entrada irreprochable desde múltiples sistemas sensoriales, incluyendo los sistemas visual, somatosensorial y vestibular.

Los músculos de destino

Los ejercicios de marcha trabajan principalmente los músculos de destino que son responsables de caminar. Las deficiencias de estos músculos pueden contribuir a una variedad de anomalías de la marcha. Los extensores de la cadera, incluyendo los glúteos y los músculos isquiotibiales, son responsables de enderezar la articulación de la cadera al caminar. Los cuádriceps son los extensores de la rodilla más prominentes, que permite enderezar las piernas. Músculos de la pantorrilla, como el sóleo y gastrocnemio, son responsables de la flexión plantar que ocurre mientras rueda en la parte delantera del pie con cada paso. Los músculos flexores dorsales, que se encuentran en las espinillas, flexionan el tobillo y el punto de la parte superior del pie hacia arriba cada vez que das un paso hacia adelante.

Movimientos

Los ejercicios de marcha incluyen una variedad de movimientos de resistencia y balanceo importantes para caminar. De pie sobre una pierna mientras se levanta una rodilla ponderada hasta las caderas fortalece los músculos responsables de mover el muslo hacia adelante al caminar. Movimientos de extensión de piernas implican enderezar las piernas contra la resistencia, mientras estás una posición sentada. La colocación de una banda de resistencia por encima o por debajo de la parte delantera de tu pie añade resistencia a la flexión dorsal y los movimientos de flexión plantar, respectivamente. Los movimientos de los ejercicios para el balance de la marcha incluyen caminar. Mover tu cabeza a la izquierda y la derecha, mirar hacia arriba y hacia abajo o inclinarla de lado a lado al caminar también ayuda a mejorar el equilibrio y apoyar una marcha funcional.

Más galerías de fotos



Escrito por miguel cavazos | Traducido por soledad gomez