Ejercicios para mantener los talones bajos al montar

Un talón colocado correctamente (justo debajo de la barra de estribo) permite que la pantorrilla y el tobillo absorban mejor el movimiento del caballo. El domador y entrenador Olímpico Jane Savoie informa que si el talón no se queda abajo, puede no ser un problema para el talón, sino más bien para los músculos de la pantorrilla. Los ejercicios que estiran la pantorrilla, hacen a los músculos más blandos, elásticos y con frecuencia ayudarán a los talones a bajar con mayor facilidad.

Estiramientos de pantorrilla

Los estiramientos de pantorrilla ayudan a bajar el talón y montar con una pierna. Párate de pie, con las puntas de los pies en el borde de un paso de 2 a 4 pulgadas (5 a 10 cm). Con las rodillas rectas, baja los talones hasta que sientas el estiramiento de los músculos de la pantorrilla y mantén la posición durante 5 a 10 segundos. Si no tienes espacio para dar un paso, coloca las manos sobre una pared a aproximadamente tres pies de distancia (90 cm). Con los pies, las caderas y los hombros apuntando a la pared, da un paso hacia adelante con el pie izquierdo y dobla lentamente las rodillas, estirando el músculo de la pantorrilla. Asegúrate de mantener la pierna recta y ambos talones en el suelo. Mantén la posición durante 15 segundos y cambia de lado.

Estiramientos de isquiotibiales

Cherry Hill, galardonado autor de más de 30 libros sobre el entrenamiento y el cuidado de equinos, recomienda estirar los músculos de la parte posterior del muslo para ayudarte a montar con piernas seguras y firmes. Párate con los pies juntos y las rodillas rectas. Recoge tu pie derecho y crúzalo delante de la pierna izquierda colocándola en el suelo perpendicularmente a la parte exterior del pie izquierdo. Dóblala hacia la cintura, tratando de alcanzar el suelo hasta que los tendones se estiren completamente. Endereza y cambia de pierna.

Estiramiento parcial de pierna

Probablemente estés familiarizado con el término de estocada que se refiere a montar, es decir, una técnica para hacer ejercicio y entrenar caballos desde el suelo. El término estocada también se refiere a un ejercicio de entrenamiento con pesas muy popular para trabajar la parte inferior del cuerpo. Las estocadas también mejoran el equilibrio y centran la conducción. Con la columna recta, da un paso hacia adelante con el pie derecho. Mantén la pierna de atrás recta y el talón en el suelo, flexiona la rodilla derecha en un ángulo de 90 grados. Deberás sentir el estiramiento muscular de la pantorrilla ya que tus cuádriceps soportan tu peso. Endereza y cambia de pierna.

Ejercicios de montar

Si tienes un equino imperturbable, constante o un buen asistente humano, trata de estirar mientras estás montado. Suzanne Sheppard, una entrenadora de caballos y clínica del Centrado de equitación, recomienda aflojar simultáneamente las caderas, las rodillas y los tobillos para ayudar a los talones. Mientras sostienes las riendas, coloca las palmas a cada lado de la montura del caballo. Utilizando las manos como soportes, de pie tan alto como te sea posible en los dedos, inclínate hacia delante con las caderas. Mantén esta posición durante dos o tres segundos. Con los talones arriba, dobla las rodillas. Poco a poco relaja los tobillos, dejando que los talones caigan. Repite estos pasos de 8 a 10 veces. Comienza el ejercicio de pie, pero una vez que estés cómodo, puedes pasar a la caminata.

Consejos y cuidados

Agarrarse de las rodillas puede desestabilizar la pierna inferior y producir un tirón de los talones. Asegúrate de que tus rodillas estén apuntando hacia abajo para alargar el muslo y soltar toda la pierna hacia abajo. Muchos jinetes fuerzan los dedos de los pies hacia adentro en un intento de mantener el pie paralelo al cuerpo del caballo, haciendo que el tobillo se vuelva rígido. Prueba con los dedos del pie hacia fuera en un ángulo de aproximadamente 35 grados para ayudarte a aflojar el tobillo y dejar caer el talón. Al igual que con cualquier ejercicio, nunca estires hasta el punto de dolor. Inhala profundamente en la recta final y exhala por completo durante la recta final para que los músculos se relajen totalmente y se liberen.

Más galerías de fotos



Escrito por elizabeth warner | Traducido por andrea galdames