Ejercicios para la mala circulación

Si sufres de mala circulación, el ejercicio regular puede mejorar el problema. El Consejo Americano de Ejercicio recomienda estiramientos para aumentar el flujo sanguíneo en los músculos, que también puede acelerar la recuperación de lesiones y dolores musculares. De acuerdo a tu edad, los músculos, tendones, ligamentos y tejido nervioso tienden a acortarse y perder elasticidad. Practicar algunos ejercicios sencillos puede mejorar tu flexibilidad y aumentar la circulación en todo tu cuerpo.

Las muñecas y los tobillos


Con pequeños movimientos circulares de muñecas y tobillos activas tu circulación.

Para que más sangre fluya hacia tus manos y pies, trata de mover en círculo los tobillos y las muñecas. Si estás de pie, coloca una mano sobre una silla u otro objeto cercano a la altura de la cadera como apoyo. Levanta la pierna derecha unos centímetros del suelo y dibuja círculos con los dedos de diez a veinte veces en el sentido de las manecillas del reloj. Hazlo a la inversa y completa de diez a veinte vueltas en sentido contrario. Baja tu pie derecho y repite el ejercicio con el tobillo izquierdo. Levanta los brazos al frente y gira en sentido de las manecillas del reloj de diez a veinte vueltas con ambas muñecas. Repite en sentido contrario. También puedes hacerlo alternando una muñeca a la vez. Los ejercicios de la muñeca y el tobillo también pueden realizarse estando sentado en una silla o en una pelota de estabilidad en lugar de estar parado.

Brazos y torso


La clave para mejorar tu circulación es mover tus músculos lo más que puedas.

Levanta una mano sobre la cabeza, estirando tus dedos tan alto como puedas como si trataras de tocar el techo y mantente así durante unos segundos. Sacudir tus caderas de lado a lado o bailar tus canciones favoritas promueve la circulación a la altura de la cintura. Crea una posición de puente con tu cuerpo. Acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas. Los pies no pueden tocar el suelo ni las pantorrillas, incluso puedes subir los pies a una pelota de ejercicios. Levanta lentamente la pelvis del suelo. Si estás usando una pelota, endereza las piernas y presiona tus pantorrillas con firmeza sobre la bola y utiliza tus brazos como apoyo en el piso. Mantén esta posición durante unos segundos y luego baja lentamente. Repite este ejercicio varias veces para mejorar el flujo sanguíneo a los músculos abdominales y los glúteos.

Pies y pantorrillas


Puedes hacer este simple ejercicio aún estando sentado.

Logra un aumento en tus pantorrillas parándote con los pies abiertos a la altura de las caderas y elevándote sobre los dedos de tus pies levantando ambos talones del suelo. Levanta y baja diez veces lentamente y otras cinco veces a un ritmo más rápido. Intenta girar los dedos uno hacia el otro o enfrentarlos durante este ejercicio para cambiar la forma en que trabajan los músculos. Realiza el ejercicio a la inversa, levanta los dedos del pie en lugar de los talones. Puedes hacer estos ejercicios mientras estás sentado si no aguantas parado.

Cuello y hombros


Además de estimular tu circulación, desestresarás tus músculos.

Gira lentamente la cabeza hacia la derecha, hacia la izquierda, hacia arriba y hacia abajo tan rápido como puedas en cada dirección sin que sientas molestias. Después de realizar este estiramiento varias veces, gira la cabeza hacia la derecha. Deja tu barbilla y muévela lentamente sobre tu pecho hasta que quedes mirando a la izquierda, con la barbilla justo por encima de tu hombro izquierdo. Haz el mismo movimiento a la inversa, de izquierda a derecha.

Piernas


No solo mejorarás tu circulación sino que te ayudará a perder peso y tonificar tus músculos.

Recuéstate sobre tu espalda, apoya tus caderas con las manos, dobla las rodillas y haz bicicleta con las piernas hacia adelante y luego hacia atrás. Si deseas aumentar también la circulación en el torso, puedes elegir realizar este ejercicio sentada con las piernas levantadas del suelo. También necesitarás descansar las manos o los brazos en el suelo de apoyo.

Todo el cuerpo


Hacer ejercicio es un buen hábito que mejora la salud, la belleza y la mente.

Cualquier ejercicio cardiovascular aumentará el oxígeno y flujo de la sangre hacia los músculos. Caminar, hacer natación, ciclismo o cualquier otra forma de ejercicio cardiovascular que disfrutes, mejorará tu circulación.

Más galerías de fotos



Escrito por paul elsass | Traducido por maricela guillen