Ejercicios para ligamentos y músculos de la caja torácica

Tu columna torácica es un área de tu espalda que sostiene la mayor parte de la carga de la vida diaria. Es esencial para la movilidad y estabilidad, y puede volverse dolorosa fácilmente si pasas la mayor parte del día inclinado por largos periodos de tiempo. La mala postura puede llevarte a tener ligamentos tensos y dolor de cuello, pero para asegurarte de que tu espalda continúe brindándote el soporte que necesitas para vivir una vida sin dolor no solo requieres mantener la cabeza arriba y echar los hombros hacia atrás.

Manteniendote derecho

Tu columna está dividida en tres secciones. La columna cervical se encuentra arriba de tu espalda y cuello. La columna lumbar es la parte final de tu columna. La sección torácica de tu columna es la parte media de tu espalda y se extiende entre tus escápulas. Consiste en 12 vértebras que se conectan con las costillas. Estas vértebras son las que da estabilidad central.

Rema tu bote y flexiona tus caderas

Los músculos principales que cubren la sección torácica de tu columna son el trapecio y el latissimo dorsal. Tu trapecio cubre principalmente la sección cervical de la columna, pero también se extiende hacia abajo y sobre el área torácica. Tu músculo latissimo dorsal jala tus brazos hacia tu espalda. Este es el tipo de movimientos que haces cuando remas un bote. Otros grupos musculares, como los abdominales, los flexores de cadera y los glúteos, ayudan a sostener la espalda también.

Camina, nada y estira

Agilízate y mantén los músculos de tu espalda en buena forma con ejercicios aeróbicos diarios de bajo impacto. Caminar y nadar son maneras fáciles para mantener trabajando a tus músculos de la espalda. Puedes también intentar usar equipo para hacer ejercicio como la bicicleta fija, caminadora o elíptica. Yoga y pilates son otro tipo de ejercicios que te podrán ayudar a fortalecer tus músculos y ligamentos de tu espalda. Intenta estiramientos como el pájaro - perro y el gato - camello.

Fomenta el sudor y golpea las pesas

El entrenamiento de resistencia te fortalecerá la espalda, reduciendo el riesgo de lesiones y dolor de espalda. Intenta utilizar tu propio peso como resistencia con ejercicios como la plancha frontal o lateral, la sentadilla con tu propio peso, y la estocada delantera. Puedes también utilizar una pelota estabilizadora para realizar ejercicios como flexiones de rodilla y los puentes para glúteos. Añade un set de pesos libres para formar los músculos de la espalda con ejercicios como mancuernas de mosca o el press con mancuernas.

Precauciones

Siempre consulta con tu doctor antes de embarcarte en la realización un programa de ejercicios extenuantes. Busca el consejo de expertos antes de usar peso o algún equipo para hacer ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por steven lowis | Traducido por luis manuel montoya