Ejercicios de lanzadores de béisbol juvenil

Un buen lanzador es una parte esencial de un equipo de béisbol en cualquier nivel. Es una buena idea que todos los jugadores de un equipo juvenil tengan la oportunidad de lanzar si así lo desean, para ver cuáles tienen capacidades naturales. A menudo, los niños más grandes del equipo toman buenas decisiones, ya que probablemente lancen más fuerte que el resto de los jugadores. Nutrir a un lanzador desde que es pequeño le ayudará a desarrollar la fuerza del brazo y la mecánica adecuada. Realizar ejercicios de pitcheo en los jugadores juveniles es una buena manera de formar a un lanzador completo.

Lanzando de bolas rápidas

El ejercicio básico para aprender a tomar la bola rápida en forma adecuada y luego lanzarla con regularidad te ayudará a fortalecer los músculos del brazo del lanzador, dice el Béisbol Juvenil de Barton. Un apretón de bola rápida de cuatro costuras ubica a los dedos índice y medio a través de las costuras en la parte de la herradura de la bola, con el dedo pulgar hacia abajo. Este tipo de agarre tiende a ser más preciso y puede ser lanzado con más velocidad.

Ejercicio de una rodilla

El ejercicio de una rodilla ayuda a un lanzador a desarrollar la acción apropiada del brazo. Dos lanzadores deben alejarse de 45 a 55 pies de distancia el uno del otro y arrodillarse en una rodilla. Los diestros se arrodillarán con la rodilla derecha y los zurdos con la izquierda. Luego jugarán a capturar la bola, girando sus hombros hacia sus compañeros y realizando un movimiento del brazo en forma circular con un seguimiento a través del codo donde el lanzamiento estará cruzando la pierna opuesta.

Cinco pasos

Un buen ejercicio para que los lanzadores aprendan y practiquen son los cinco pasos para concluir. El movimiento comienza con el lanzador parado en la goma, los dos pies hacia adelante. Luego, el lanzador hace un paso fuerte hacia atrás de 4 a 6 pulgadas, pivotea para girar su cuerpo hacia un lado, manteniendo el equilibrio sobre la pierna que pivotea y empuja para hacer grandes zancadas hacia el plato y lanzar el tiro. El último paso es el que sigue, terminando hacia abajo. Practica la secuencia de finalización una y otra vez, con o sin una pelota de béisbol.

Pausa y balance

El equilibrio es la clave cuando se lanza para mantener el control de tus lanzamientos. Para enseñarle control a un lanzador más joven, tenlo parado sobre la goma sin pelota. Inicia el cierre, y luego detente en el punto de equilibrio cuando el pie haya pivoteado y una pierna estén el aire. El lanzador se detendrá en ese punto y girará la cabeza hacia la segunda base. El entrenador le alcanzará un balón luego de tres a cinco segundos, y volverá la cabeza y entregará el tiro.

Ejercicio de fildeo

Un lanzador que pueda fildear la posición será como tener un jugador adicional dentro del cuadro. Para practicar ubicarse en la posición adecuada, haz que tu lanzador entregue tiros reales o simulados desde el montículo, y luego golpea o lanza las pelotas hacia él como si fuesen bateadas por un bateador. Esto le obligará a recuperar el encuadre del cuerpo en el plato y ubicarse en una buena posición para hacer una jugada de fildeo.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua mccarron | Traducido por franco castro