Cómo hacer los ejercicios Kegel correctamente

Los ejercicios de Kegel son ejercicios que fortalecen los músculos del piso pélvico. De acuerdo con la Universidad Estatal de Michigan, los ejercicios de Kegel pueden ayudar a reducir la incontinencia urinaria y del intestino mediante el fortalecimiento de los músculos que apoyan la vejiga y ayudarte a controlar al orinar o defecar. También son buenos para las mujeres que han dado a luz ya que los músculos de la pelvis se estiran y debilitan durante el embarazo y el parto. Algunos hombres y mujeres realizan los ejercicios de Kegel para mejorar sus experiencias sexuales. No importa la razón, haciendo ejercicios de Kegel incorrectamente en realidad puede debilitar los músculos y empeorar tu problema. Es importante tomarse el tiempo para aprender la técnica apropiada.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Encuentra el músculo correcto. Pasa tanto tiempo como sea necesario hasta que lo hayas aislado, porque el uso de los músculos incorrectos para realizar este ejercicio puede resultar en debilidad muscular en lugar de fortalecimiento. La próxima vez que vayas al baño, trata de detener el flujo de orina y presta atención a los músculos que usas para hacer esto. Sólo inténtalo esta vez ya que tratar de detener el flujo de orina puede debilitar los músculos del suelo pélvico también.

  2. Ponte en una posición cómoda. Algunas personas realizan ejercicios de Kegel mientras descansan en la cama con una almohada debajo de sus rodillas para tener un apoyo adicional. Algunas personas, especialmente aquellos que tienen experiencia en hacer los ejercicios de Kegel, pueden hacerlo mientras se está sentado en su escritorio, o mientras están en un semáforo.

  3. Localiza la musculatura del suelo pélvico que has identificado y aprieta, dibujando el músculo hacia arriba mientras aprieta. De acuerdo con la Universidad de Stanford, debes comenzar por la contracción del músculo durante un segundo y apoyarlo durante un segundo hasta que hayas completado 10 apretones. También puedes hacer una variación en el ejercicio en el que se mantiene cada contracción durante 10 segundos antes de soltarlo. Deja uno o dos segundos de descanso entre contracciones y completa un total de 10.

  4. Desarrolla una rutina. Para obtener el máximo beneficio, el Colegio Médico de Wisconsin recomienda hacer dos o tres series por día, espaciadas. Por lo general toma de seis semanas de práctica constante antes de notar una diferencia en la fuerza muscular.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por susana lópez millot