Ejercicios para jugadores de fútbol

La agresividad es una cualidad que todo jugador de fútbol americano busca, porque significa que tiene lo necesario para hacer contacto con el miedo de otro jugador. Significa que no va a dudar o perder reacciones valiosas aunque crea que el contacto es inminente. Esto no debe confundirse con jugar con enojo o descuido. La agresión debe existir conforme a las reglas del juego, o puede costar mucho en pases tardíos y penales.

Ejercicio Oklahoma

El ejercicio Oklahoma busca enseñar bloqueo agresivo a los atacantes y bloqueo defensivo a los defensores. También le enseña al corredor a cortar el avance contrario de forma agresiva y realizar movimientos para llegar a la línea de gol. El ejercicio enfrentará alas abiertas contra defensores, o jugadores de la línea ofensiva contra los de la línea defensiva, corredores contra apoyadores y alas cerradas contra cualquiera de los tres defensores. Se colocan de dos conos a tres o cinco yardas de distancia, formando una línea horizontal paralela a la zona de anotación. La distancia entre esas dos línea paralelas es tres yardas. El mariscal de campo arrojará el balón al corredor, que tratará de correr entre los dos conos y anotar. Los jugadores del equipo contrario tratarán de abrir espacio, para atacar, o deshacerse del bloqueo y derribar al contrario, para defender. Los dos jugadores lucharán por obtener ventaja y ubicarse para realizar la jugada que desean.

Ejercicio de presión al pasador

Este ejercicio está diseñado para enseñarle al jugador de la línea ofensiva a proteger al mariscal a toda costa, y al de la línea defensiva a eludir los esfuerzos de protección del jugador ofensivo. El centro ofensivo, el guardia o el atajador se colocarán en su posición con respecto al “mariscal”, que puede ser un jugador o una bolsa de tackle, y el defensor elegirá su posición en base al jugador ofensivo contra el que compite y la técnica que implementarán. Por ejemplo, puede ir hacia la derecha o la izquierda del borde, para emplear técnicas con las manos y maniobras. El mariscal se alinea a cinco o siete yardas de la posición típica del central. El mariscal “sube” el balón, indicándoles a los líneas ofensivos y defensivos que compitan para proteger o derribar al mariscal. Si hay un verdadero mariscal, un línea defensivo solo lo toca, para evitar lesiones. Si están utilizando una bolsa, el defensor debe tratar de derribarla al suelo.

Ejercicio de guante

Este ejercicio le enseñará al corredor a asegurar el balón cuando corre entre los defensores del campo. Los jugadores forman dos líneas paralelas a unas dos o tres yardas de distancia, con cuatro jugadores en cada una. El corredor se coloca a cinco yardas y en un camino directo entre ambas líneas. El mariscal arroja el balón al corredor, que lo tomará y correrá a toda velocidad entre las dos líneas. El hombro del corredor sostiene el balón alto y fuerte, con dos dedos “clavados” en la punta y el centro del balón entre su antebrazo y sus biceps. Los jugadores de ambas líneas tratan de quitarle el balón mientras corre. El objetivo es hacer que suelte el balón.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua bailey | Traducido por pilar celano