Ejercicios isotónicos, isométricos e isocinéticos

Cada movimiento que tu cuerpo realiza involucra contracciones musculares, y la lista de ejercicios disponibles es interminable. Si tu objetivo es mejorar tu rendimiento, comprender los tipos de contracciones musculares y saber qué ejercicios utilizan dichas contracciones te ayudará a mejorar tu fuerza y rendimiento muscular.

Ejercicio isotónico

Una contracción isotónica es la fuerza generada por un músculo al contraerse, cuando el músculo se alarga y se acorta durante el movimiento y la fuerza permanece constante. Por lo tanto al levantar un vaso para tomar un trago tus músculos deberían usar la misma fuerza durante el movimiento hacia arriba y abajo, lo que es casi imposible. Durante una contracción muscular normal la fuerza cambia durante el movimiento. Un término más adecuado es contracción dinámica, lo que significa que la tensión muscular varía a medida que el músculo mueve el vaso. Algunos ejercicios comunes que demuestran este tipo de contracción son las flexiones con pesas (dumbbell curls), las sentadillas, estocadas y caminar. Estas formas de ejercicio ayudan a aislar ciertos grupos musculares como en el caso de las flexiones con pesas, durante las que el músculo primario trabajando es el bíceps.

Ejercicio isométrico

Si empujas algo que es inamovible estarás experimentando las contracciones isométricas. Esto también puede llamarse tensión estática. El ejercicio isométrico involucra la contracción muscular sin el movimiento de los músculos o articulaciones. Algunos ejemplos de ejercicios isométricos serían empujar una pared o hacer una flexión de brazos (push-up) y detenerse en la posición de "arriba". Los ejercicios isométricos no desarrollan significativamente la fuerza pero pueden mantenerla, es por eso que algunas veces son usados para la rehabilitación. Por ejemplo, si alguien padece artritis y es doloroso realizar ejercicios de amplitud de movimiento, los ejercicios isométricos pueden ayudar a mantener la fuerza en los músculos de las articulaciones sin causar más dolor.

Ejercicio isocinético

Los ejercicios isocinéticos también son usados en marcos terapéuticos. Mediante el uso de un dinamómetro para controlar las contracciones, el ejercicio isocinético ayuda a desarrollar fuerza en el caso de las personas que han sido víctimas de accidentes cerebrovasculares o las que tienen uso limitado de sus músculos. Una contracción isocinética es una contracción dinámica, pero la velocidad del movimiento completo es controlada por la máquina. Este control evita lesiones y también mide áreas de fortaleza y debilidad en los músculos. Cualquier ejercicio que involucre la contracción de los músculos puede ser isocinético si se usa un dinamómetro.

Opinión experta

Si tienes una enfermedad cardíaca debes hablar con tu doctor antes de realizar ejercicios isométricos. Un estudio de 1984 en “Scandinavian Journal of Work, Environment & Health” ("Revista escandinava del trabajo, el ambiente y la salud") descubrió que el ritmo cardíaco y la presión arterial incrementan significativamente con el ejercicio isométrico. Por esta razón los ejercicios isométricos no son recomendables para las personas con problemas cardíacos o con una presión arterial alta.

Más galerías de fotos



Escrito por haylee foster | Traducido por juliana star