Ejercicios isométricos para el torso muy demandantes

Un ejercicio isométrico es un tipo de entrenamiento de fuerza que no implica hacer movimientos. A diferencia de los ejercicios normales en el entrenamiento de fuerza en los que tienes que contraer tus músculos a través de un rango de movimiento, un ejercicio isométrico es aquel en el que sostienes tu músculo contraído en una posición durante un periodo de tiempo específico. El icono del cine de artes marciales Bruce Lee incorporaba muchos ejercicios isométricos a su rutina, y muchos de los ejercicios en el entrenamiento de fuerza de los gimnastas son isométricos. En total, los ejercicios isométricos son grandiosos para desarrollar la fuerza del torso.

La plancha frontal

La plancha frontal fortalecerá tu abdomen, brazos, espalda y pecho. Acuéstate boca abajo con tus piernas extendidas y tus brazos doblados a tus lados. Con tus palmas tocando el piso, levanta tu cuerpo, manteniendo tus piernas y torso rectos de manera que te estés apoyando sobre tus antebrazos y los dedos de tus pies. Sostén la posición por 30 segundos y repite tres veces.

Puente de glúteos

Este ejercicio fortalece la parte baja del abdomen y los glúteos. Puede hacerse sobre el piso o sobre una bola de estabilidad. Acuéstate boca arriba y dobla tus rodillas hacia arriba formando un ángulo de 45 grados. Apoya tus talones firmemente sobre el piso y levanta tu cadera, manteniendo tu torso en una posición firme y recta. Sostén esta posición por 30 segundos y repítela tres veces.

6 pulgadas

Este es un gran ejercicio para fortalecer tu abdomen, especialmente la parte baja. Acuéstate boca arriba con tus piernas estiradas y tus brazos a los lados. Levanta tus talones a 6 pulgadas (15 cm) del piso, mantén tus piernas rectas y tu abdomen contraído. Sostén esta postura por 30 segundos y repítela tres veces.

La escuadra (L sit)

La escuadra es un ejercicio para gimnastas que fortalece el abdomen, hombros y tríceps. Es un ejercicio demandante, así que talvez desees hacerlo progresivamente. Lo puedes hacer sobre soportes o barras paralelas, o sobre el piso. Siéntate con tus piernas extendidas y tu espalda derecha. Coloca las palmas de tus manos sobre el piso y levanta tu cuerpo entero mientras mantienes tus piernas rectas. Si te cuesta mucho trabajo mantener tus piernas rectas, hazlo con tus piernas dobladas hasta que estés más fuerte. Sostén la postura por 30 segundos y repítela tres veces.

Más galerías de fotos



Escrito por jason jensen | Traducido por maria del rocio canales