Ejercicios para el hipertiroidismo

El hipertiroidismo es un trastorno médico el cual consiste en que la tiroides trabaja de forma hiperactiva. Las personas que sufren de esta condición tienen un metabolismo que trabaja rápidamente, lo que puede causar pérdida de peso, irritabilidad y palpitaciones del corazón, lo que puede causar muchas molestias. Además de una dieta apropiada y una correcta medicación, el ejercicio adecuado forma parte importante del tratamiento del hipertiroidismo. El sitio web Womenshealth.org advierte que el ejercicio puede ser un poco más difícil para personas con problemas de tiroides, de manera que es importante primero hablar con tu médico antes de comenzar cualquier tipo de ejercicio.

Hipertiroidismo

Según el sitio web Womenshealth.gov, hay más de una sola forma de hipertiroidismo: las enfermedades graves son la tiroiditis y el bocio nodular tóxico. Los síntomas consisten en un aumento de la sudoración, pulso acelerado, dificultad para dormir, debilidad, confusión, cansancio y agrandamiento de la glándula tiroides. Los médicos pueden realizar análisis de sangre para detectar el hipertiroidismo por lo que a veces solicitan estudios de ecografía y de gammagrafía de la tiroides para hacer un diagnóstico.

Beneficios del ejercicio

Una vez que el hipertiroidismo se haya diagnosticado y señalado un tratamiento por parte del médico, puedes comenzar a hacer ejercicio. El sitio web DrBillofHealth.com sugiere que el ejercicio puede ser parte terapéutica del tratamiento contra el hipertiroidismo. Los problemas con la tiroides a veces se relacionan con problemas de osteoporosis. Entonces, para combatir la osteoporosis, la cual disminuye la densidad de los huesos, se recomienda a los pacientes con hipertiroidismo llevar una dieta saludable, tomar suplementos de calcio y hacer ejercicios adecuados para mantener el peso.

Ejercicio en general

La American College of Sports Medicine recomienda algunos ejercicios para los pacientes con hipertiroidismo. Los primeros en la lista son los ejercicios aeróbicos, que pueden realizarse como máximo cinco veces a la semana de 30 a 60 minutos por día. Los mejores ejercicios aeróbicos son aquellos que hacen mover los músculos grandes del cuerpo, como podrían ser bailar, andar en bicicleta o nadar. El entrenamiento de resistencia se recomienda dos o tres veces por semana, dejando pasar por lo menos 48 horas entre sesión y sesión para trabajar los mismos músculos. Los ejercicios de resistencia pueden consistir en trabajar con bandas de resistencia, hacer jardinería pesada ​​o hacer ejercicios corporales con pesas, además de flexiones y sentadillas. Los ejercicios para ayudar a prevenir la osteoporosis, son principalmente caminar y subir escaleras, según sugiere la institución National Institutes of Health.

Yoga, meditación y Tai Chi

Algunas de las actividades alternativas que se recomiendan ampliamente son el yoga, la meditación y el Tai Chi. Según National Center for Complementary and Alternative Medicine, la meditación puede ayudar a los pacientes a lidiar con la enfermedad, aumentar la calma, mejorar el equilibrio psicológico y mejorar la salud en general. La doctora Kathleen Summers, MD Ph.D., recomienda el yoga para las personas que sufren de la enfermedades graves, para aliviar la ansiedad y el insomnio. El Tai Chi es un tipo de arte marcial que consiste en un movimiento energético que se lleva a cabo como una danza y que ayuda a equilibrar y fortalecer la energía de una persona. El Lahey Hospital and Medical Center señala que dos estudios experimentales han demostrado que el Tai Chi combate la pérdida de la densidad ósea, la cual está relacionada con el hipertiroidismo.

Más galerías de fotos



Escrito por amy sutton | Traducido por xochitl gutierrez cervantes