Ejercicios para hacerte golpear más fuerte

Ya sea que esperes mejorar tus habilidades de defensa personal, planees unirte a un gimnasio de box local, o consideres una carrera profesional en artes marciales, los golpes fuertes son la clave. Tu coordinación, equilibrio, sincronización y capacidad de anticipar los movimientos de tu oponente juega un papel importante en la calidad de tus golpes. No importa qué tan bien sincronizados sean tus golpes, no tendrán mucho impacto si no puedes golpear lo suficiente.

Entrenamiento con peso

Construir músculos fuertes en la parte superior del cuerpo puede darte la fuerza necesaria para dar golpes duros. Gran parte del poder en tus golpes proviene de los hombros y la espalda, por lo que debes hacer flexiones, dominadas y press de hombros para orientar estos músculos. Fortalece los brazos con flexiones de bíceps y oriéntate a tu pecho con press en banco. Debido a que tus abdominales actúan como estabilizadores, debes centrarte en estos músculos realizando abdominales y crunches. Trabaja para estabilizar tu abdomen (que desempeña un papel clave tanto en los golpes y el equilibrio) haciendo la silla del capitán. Colócate en la silla del capitán de tu gimnasio, agarrando los mangos con los codos doblados. Dobla las rodillas y, con los músculos abdominales, levanta lentamente las piernas de la tierra, manteniéndote en esa posición durante cinco segundos y luego baja de nuevo. Comienza poco a poco, con el objetivo de cinco o más repeticiones de cada ejercicio y luego poco a poco auméntalas hasta más repeticiones y varias series.

Trabajar en la forma

Los ejercicios que te ayudan a mejorar tu forma, mientras que boxeas pueden ayudar a mejorar tus golpes. En primer lugar, tendrás que determinar tu alcance y asegurar que nunca intentes lanzar golpes que te queden fuera de alcance. Más importante, sin embargo, es pasar mucho tiempo en una situación práctica dinámica con un entrenador que puede entrenar contigo o mover un saco de boxeo para ti. Durante estas sesiones de formación, te centras en mantener las manos en alto y la espalda recta y seguir adelante. A medida que adquieras habilidad con la debida forma, mejorarás tu coordinación y tus golpes se harán más fuertes.

Ejercicio cardiovascular

En particular, durante un torneo, la resistencia cardiovascular puede significar la diferencia entre estar demasiado agotado para dar un golpe y tener una buena condición para dar con éxito un golpe tras otro. No descuides tus aeróbicos y considera incorporar en entrenamiento de fuerza en tu rutina. Trata de hacer 30 a 60 minutos de correr, saltar la cuerda, natación y otras formas de cardio intenso similar en la mayoría de los días de la semana. Para hacerte una idea del cardio que enfrentarás en el ring, haz tu entrenamiento de cardio primero y luego trabaja en el entrenamiento de fuerza para imitar el cansancio que se puede sentir durante un torneo.

Shadowboxing

El shadowboxing puede ser tu mejor aliado cuando se trata de mejorar la fuerza y la calidad de tus golpes. Practica shadowboxing después de calentar, pero antes de usar el costal de box. Concéntrate en mantener los pies firmes y en debida forma, y visualiza un oponente. El objetivo real del shadowboxing es practicar la forma ideal y la velocidad de tus golpes. Para aumentar el desafío, intenta sostener mancuernas mientras practicas shadowboxing. Te sentirás agotado, pero te va a construir la fuerza en los músculos que usas para aterrizar golpes. También puedes convertir al shadowboxing en un ejercicio cardiovascular haciéndolo mientras corres.

Más galerías de fotos



Escrito por van thompson | Traducido por sandra magali chávez esqueda