Ejercicios de habituación vestibular

El sistema vestibular juega un papel integral en el equilibrio. Junto con los estímulos visuales y sensoriales, los diminutos órganos vestibulares del oído interno envían señales a tu cerebro para que éste pueda determinar la ubicación de tu cuerpo en el espacio. Las infecciones virales, el deterioro, el reposo en cama o los traumatismos pueden afectar a estos delicados órganos, ocasionando que tengas sensaciones desagradables de mareo. Los ejercicios de habituación vestibular pueden ser de gran ayuda para reducir tus síntomas.

Justificación de la habituación

A través del entrenamiento progresivo, los ejercicios de habituación tienen como objetivo mejorar tu tolerancia a los movimientos que provocan mareos. Por ejemplo, si sufriste de una infección o un daño en el sistema vestibular en tu oído derecho es posible que al girar tu cabeza a la derecha o al levantarte de la cama del lado derecho sientas un tipo de mareo conocido como vértigo. Al habituarte gradualmente para tolerar los movimientos desagradables tu cerebro debe adaptarse y comenzar a producir una respuesta menor de vértigo progresivamente.

Cambia, repite y mantén la posición

Los ejercicios de habituación vestibular más comunes involucran el cambio de posiciones. Si te sientes mareado cuando te acuestas del lado derecho, tu terapeuta vestibular quizá te recomiende que cambies de posición de estar sentado a acostarte de lado hacia la derecha varias veces al día. Si recoger algo del suelo te molesta, quizá recibas ejercicios en los que tengas que hacer flexiones hacia adelante repetidamente. Recibirás instrucciones para mantener la posición en la que sientas la mayor cantidad de síntomas y así permitir a tu cuerpo que se acostumbre a esa sensación y permitir que se vaya.

Incrementa el reto

Los ejercicios de habituación vestibular pueden hacerse más difíciles al incrementar la velocidad, la repetición, la complejidad o la amplitud del movimiento. Los ejercicios avanzados pueden involucrar la progresión de movimientos de estar acostado a sentarte y luego a levantarte, además de incorporar caminatas con giros de la cabeza o pararte solamente apoyado en una pierna. Es altamente recomendable que progreses en los ejercicios de habituación vestibular bajo el cuidado de un profesional médico para garantizar tu seguridad.

Ejercicio dirigido y más

Los ejercicios de habituación vestibular comprenden una pequeña parte de la terapia de rehabilitación vestibular. Los diferentes ejercicios empleados no son apropiados para todas las personas y pueden empeorar tus síntomas si se llevan a cabo de forma inapropiada. Un terapeuta con experiencia en rehabilitación vestibular puede ayudarte a aislar la causa de tus mareos y diseñar el programa apropiado para ti. Para obtener más información consulta con tu doctor o tu terapeuta físico para iniciar el proceso de diagnóstico.

Más galerías de fotos



Escrito por meredith victor | Traducido por juliana star