Ejercicios con gyro ball

La pelota giroscópica es una herramienta de entrenamiento basada en el giroscopio, para ayuda a obtener mayor fuerza en los dedos, las muñecas, los antebrazos, los brazos y hasta los hombros. Al hacer pequeños movimientos en el antebrazo y la muñeca provocan que la bola gire más rápido dentro de la cubierta. La pelota giroscópica puede desarrollar hasta 35 libras de fuerza de resistencia conforme la pelota aumenta de velocidad. Puedes realizar numerosos ejercicios con la pelota giroscópica para trabajar diferentes músculos en el brazo y la mano.

Fuerza de agarre

Toma la pelota con los dedos, con la palma tocando ligeramente la parte posterior de la pelota giroscópica. Asegúrate de tener un fuerte control sobre la pelota, ya que será difícil de agarrar una vez que comience a girar a un ritmo más rápido. Mueve tu muñeca hacia atrás y hacia adelante para aumentar la velocidad de la pelota giroscópica. Te darás cuenta que se necesita mayor esfuerzo para mantener la pelota firme en tu mano, conforme aumentan las revoluciones del giro. Pasa la pelota a la mano contraria y trata de hacer lo mismo. Mantén tu agarre firme y enfócate para conseguir un movimiento suave en tu muñeca. Una vez que obtengas un ritmo con la pelota giroscópica, será más fácil mantener el control sobre ella, y aumentar las revoluciones poco a poco.

Muñecas y antebrazos

Sostén la pelota giroscópica en la mano, el brazo extendido directamente frente a ti con la palma hacia abajo. Mece tu muñeca hacia arriba y hacia abajo para conseguir un ritmo constante, y también para aumentar las revoluciones. Te darás cuenta de que tu antebrazo y la muñeca se cansan cuando el giro se acelera, proporcionando una mayor resistencia a los músculos. Este ejercicio se centra en los músculos extensores de la muñeca. Gira el brazo para que tu palma quede hacia arriba y sigue el mismo balanceo rítmico. Así el entrenamiento se centrará más en los flexores de la muñeca. Para trabajar plenamente el antebrazo y la muñeca, gira el brazo para que tu palma quede frente a la otra mano y el pulgar apunte hacia arriba. Continúa el movimiento rítmico, pero cambia la dirección meciendo la pelota giroscópica de ida y vuelta hacia el pulgar, y luego de nuevo hacia tu dedo meñique. También puedes alternar el ejercicio con rotación de tu mano para que la palma vea de nuevo hacia arriba, pero recuerda mantener el movimiento de lado a lado.

Bíceps y tríceps

Utiliza la pelota giroscópica para ejercitar el bíceps sosteniendo la pelota en una mano y estirando el brazo recto alejado del cuerpo. Dobla el codo para formar un ángulo de 90 grados, con la mano en el aire. La palma de la mano debe ver hacia tu cabeza; gira suavemente la muñeca hacia atrás y hacia adelante alrededor de la cabeza. Esto provocará una pulsación en el bíceps, causando un trabajo suave pero eficaz. Sostén la pelota giroscópica con la palma de la mano hacia abajo. El brazo debe estar estirado delante de ti, en un ángulo de 45 grados con respecto a tu cuerpo. Mueve la muñeca hacia arriba y hacia abajo para activar los tríceps.

Fuerza en lo dedos

Sostén la pelota giroscópica boca abajo usando sólo los dedos. Mantén tus dedos rectos y agita suavemente la mano. Esto hará que la pelota continúe girando y produce fuerza de agarre en los dedos. Este es un gran ejercicio de tonificación para los músculos de la mano y de los dedos, y te ayudará a aumentar la fuerza en los dedos.

Más galerías de fotos



Escrito por sari hardyal | Traducido por sergio mendoza