Ejercicios de fusión subastragalina

La articulación subastragalina es una de las dos articulaciones de tu tobillo. Se encuentra entre el astrágalo y el calcáneo y es más pequeña que la articulación principal del tobillo y permite la inclinación a los costados de tu pie. La fusión subastragalina es una cirugía para aliviar la dolorosa artritis de la articulación. Aunque el rango completo de movimiento es limitado, algunos ejercicios pueden ayudar a aliviar la rigidez de la articulación. Habla con tu médico antes de intentar cualquier ejercicio de articulación del tobillo.

Recuperación

La cirugía de fusión subastragalina apunta a fusionar el astrágalo y el calcáneo; tus movimientos y el soporte de peso son restringidos para darle a la articulación tiempo para fusionarse apropiadamente. Cuándo podrás empezar con ejercicios de fisioterapia dependerá de tu condición en particular. Podrías tener que esperar entre seis y 12 semanas para que el doctor apruebe el inicio de los ejercicios de rehabilitación. Sin embargo, se recomienda algún movimiento de dedos y rodilla mientras estás sanando, para mantener el flujo sanguíneo circulando apropiadamente.

Figura del ocho

Según el sitio web footEducation, realizar ejercicios del ocho puede beneficiar a cualquiera que intente recobrar el movimiento de la parte posterior del pie, incluyendo los pacientes post-quirúrgicos de la cirugía subastragalina. Imaginando que la punta del dedo más grande del pie es un bolígrafo, dibuja un ocho lentamente con él. Repite este movimiento durante 30 segundos y cambia la dirección. Puedes realizarlo entre cinco y 10 veces por un total de cinco a 10 minutos por día. Detente si el movimiento te causa dolor. Este ejercicio es difícil con una articulación subastragalina fusionada, por lo que debes hacerlo lentamente. Los resultados se verán con el tiempo y no inmediatamente.

Dorsiflexión y plantarflexión

La dorsiflexión de tu tobillo tiene lugar cuando tus dedos tiran hacia delante tu espinilla mientras que la plantarflexión ocurre cuando apuntas tus dedos hacia abajo. Practicar estos movimientos con y sin resistencia puede mantener la articulación de tu tobillo móvil y aumentar la fuerza. Siéntate en el piso o en la cama con tus piernas rectas y una toalla enrollada debajo de tu gemelo para evitar que tu rodilla se flexione. Lleva lentamente tus dedos hacia tu espinilla y sostén la posición durante seis segundos. Luego, pon tus dedos en punta y sostén esta otra posición otros seis segundos, completando finalmente seis repeticiones de ambos movimientos. También puedes añadir resistencia con una toalla, una vez que tu rango de movimiento haya mejorado.

Inversión y eversión

Una articulación subastragalina fusionada limita tu habilidad para invertir y evertir tu pie (girando hacia dentro y hacia fuera, respectivamente). Tu doctor podría recomendar ejercicios para aumentar potencialmente este rango de movimiento. Siéntate en una silla con tu espalda recta y los pies planos sobre el piso. Gira lentamente tu pie afectado hacia dentro de manera que el borde exterior del pie se mantenga sobre el piso. Como el ejercicio anterior, sostén esta pose durante seis segundos. Una vez completado, gira tu pie lentamente de manera que el borde interior se apoye sobre el piso, manteniendo la posición por otros seis segundos. Repite hasta seis veces. Igual que antes, puedes usar una toalla para disminuir la resistencia en el ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por christy callahan | Traducido por maría marcela mennucci