Ejercicios de fortalecimiento para rodillas hiperextendidas

Los ejercicios de fortalecimiento para rodilla con hiperextensión están diseñados para devolver la rodilla a su nivel original de estabilidad y de fuerza. Después de sufrir una lesión de rodilla con hiperextensión, es importante proteger la rodilla durante varias semanas, utilizando compresas frías para ayudar a reducir la inflamación en la rodilla. Como resultado, los ejercicios de fortalecimiento deben realizarse después de que la lesión se haya curado con el fin de aumentar la estabilidad de la rodilla. Consulta a un médico en relación a tu rodilla con hiperextensión para obtener un diagnóstico adecuado y decidir si necesitas cirugía.

Levanta la pierna extendida recta

Este ejercicio de elevación con pierna recta reforzará indirectamente la rodilla mediante el fortalecimiento de los músculos cuadriceps que la soportan. Acuéstate en el suelo con la pierna con hiperextensión recta y con la otra pierna doblada en un ángulo de 30 grados desde la rodilla. A partir de aquí, aprieta los músculos abdominales y levanta lentamente la pierna lesionada del suelo, con cuidado de no elevarla más que a un ángulo de 45 grados. Mantén esta posición durante varios segundos antes de volver a la posición original. Realiza 10 repeticiones antes de detenerte.

Sentadillas de un cuarto

Este tipo de sentadillas buscan mejorar el rango de movimiento de la rodilla, así como fortalecer los músculos que sostienen las rodillas. Coloca ambas manos sobre el respaldo de una silla, con ambas rodillas ligeramente flexionadas y la espalda recta. Desde aquí, dobla las rodillas, manteniendo la espalda recta mientras bajas con el cuerpo hacia el suelo. Detén la posición en cuclillas al momento en que sientas resistencia o dolor en la rodilla. Mantén esta posición durante varios segundos antes de levantarte de nuevo. A medida que tu rodilla recupere fuerza, trata de realizar estas sentadillas con una sola pierna.

Escalera hacia adelante

Este ejercicio de fortalecimiento aumenta el rango de movimiento de la rodilla. Párate frente a una escalera baja o un taburete con los brazos a los lados y las rodillas ligeramente dobladas. Levanta la pierna lesionada doblando la rodilla y coloca el pie en el taburete. Una vez que la pierna lesionada está firmemente apoyada sobre el taburete, levanta la otra pierna y súbete a la banqueta. Vuelve a la posición original y repite hasta que te agotes.

Ejercicio de fortalecimiento por secciones

Este ejercicio se encuentra diseñado para fortalecer los músculos isquiotibiales y mejorar el rango de movimiento de la rodilla lesionada. Acuéstate boca abajo con las piernas totalmente extendidas y los brazos a los lados. Desde aquí, dobla la pierna lesionada hacia atrás hasta que sientas presión o dolor en el área de la rodilla. Mantén esta posición durante tres segundos antes de volver lentamente la pierna a su posición original. Además del estiramiento en la rodilla, debes sentir tensión en los tendones mientras realizas este ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por jason aberdeene | Traducido por sebastian castro