Ejercicios para la flacidez de los párpados

Los párpados son parte de un anillo de músculo, o el músculo orbicular de los párpados, que rodea el ojo. Este músculo permite abrir y cerrar los ojos. Los ojos pueden empezar a caerse debido a varios factores, que incluyen la edad, los hábitos de estilo de vida a largo plazo y la herencia. Los ejercicios pueden ayudar a tonificar los párpados, para que los ojos luzcan más grandes y más jóvenes.

Contraer párpados inflamados

Los ejercicios en los que entrecierras los ojos con los párpados inferiores pueden ayudarte a disminuir las ojeras y las bolsas debajo de los ojos. Por ejemplo, empieza sentándote erguida o en decúbito supino. Mientras te pones los dedos índices en las esquinas exteriores de tus ojos, coloca tus dedos medios en las esquinas internas de los ojos. Al aplicar una presión suave con estos dedos, dirige tu mirada al techo y entrecierra los ojos fuertemente usando sólo tus párpados inferiores. Mantén tus párpados superiores bien abiertos. Deja de entrecerrar los párpados inferiores y luego repite el ejercicio 10 veces.

Abajo y estirado

Para fortalecer tus párpados superiores, empieza mirando directamente el reflejo de tu cara en un espejo. Coloca tus dedos índice justo por debajo de las cejas, manteniendo los dedos ligeramente curvados. Mantén tus cejas clevantadas contra el hueso superciliar, por encima de los ojos. Cierra los párpados, estirando los párpados superiores hacia abajo. Repite este movimiento sutilmente cinco veces y luego cierra con fuerza los ojos hasta un conteo de seis segundos. Relaja la posición contraída de los párpados en una cuenta de tres y luego abre los ojos. Realiza este ejercicio dos veces al día, cinco días a la semana.

Realiza una danza de cejas

Puedes realizar un ejercicio que fortalece tanto los músculos de la frente como los de los párpados y requiere de la coordinación de movimientos entre las cejas y los párpados. Comienza levantando las cejas y luego cierra los ojos. Mientras tus cejas se levantan, cierra los ojos. Baja tus cejas para terminar una repetición. Haz una serie de 10 repeticiones. Al cerrar los párpados, evita apretar o contorsionar tu rostro. Concéntrate en levantar la parte exterior de cada ceja.

Levantar suavemente

De la misma manera que una sonrisa levanta los músculos alrededor de tus labios, puedes levantar suavemente los párpados. Comienza colocando tus dedos índices en las esquinas exteriores de tus ojos. Lenta y suavemente presiona tus párpados inferiores hacia arriba. La piel de los lados y de debajo de los ojos se levantará hacia tu nariz. Sostén la posición elevada durante al menos seis segundos y luego suelta para volver a la posición inicial.

Más galerías de fotos



Escrito por kay tang | Traducido por priscila caminer