Ejercicios de fisioterapia para una mano fracturada

Hay muchos huesos pequeños que constituyen la estructura de soporte de las manos, los dedos y las muñecas. Cuando se aplica una fuerza excesiva a la mano, por una caída, por ejemplo, los huesos pequeños son susceptibles a fracturas. Una fractura de mano puede causar dolor, hinchazón y disminución de la capacidad para usar la afectada. Como resultado, el médico puede inmovilizar tu mano para permitir que los huesos se curen. Una vez que tu fractura esté estable, el médico puede recomendar una serie de ejercicios para ayudar a aumentar la función y reducir la rigidez en la mano.

Escurrir una toalla

El ejercicio de escurrir una toalla puede ayudar a aumentar la fuerza y ​​la flexibilidad en la mano después de una fractura. Para completar este ejercicio, toma una toalla y escúrrela. Gira la toalla hacia adelante y hacia atrás, lo más que puedas. Ten en mente el hecho de escurrir el agua de una toalla al completar este ejercicio. Para hacer este ejercicio más difícil, se puede mojar la toalla. Una toalla húmeda es más pesada, lo que puede ayudar a aumentar la fuerza de tus manos. Realiza una serie de 10 repeticiones de este ejercicio.

Rodar la muñeca

El ejercicio de rodar la muñeca se centra en aumentar el rango de movimiento de la mano y la muñeca a medida que tu fractura se cura. Coloca el codo sobre una mesa y mantén la mano afectada en el aire. Debes utilizar la mano sana para estabilizar el codo. Comienza haciendo círculos lentos con tu muñeca. Realiza círculos que vayan hacia la derecha y hacia la izquierda. Realiza una serie de 10 repeticiones que vayan en cada dirección. Una vez que tu rango de movimiento comience a mejorar, aumenta la dificultad de este ejercicio sosteniendo una mancuerna liviana a medida que completas el ejercicio de muñeca.

Agarrado

Después de la inmovilización tu capacidad de agarrar objetos, así como la fuerza en la mano pueden faltar. Con el fin de reconstruir su fuerza de agarre, coloca una variedad de objetos pequeños en una mesa frente a ti. Simplemente practica recoger estos objetos con tu mano afectada varias veces al día. También puedes utilizar una pelota de tenis, estrés o goma, o pinzas manuales para ayudar a aumentar la capacidad de agarre en la mano afectada. Coloca el objeto en la palma de la mano y agarra con los dedos. Aprieta lo más fuerte posible. Relájate y repite. Completa tres series de 10 repeticiones cada día.

Estiramiento de plegaria

Un estiramiento de plegaria ayuda a aumentar la flexibilidad de la muñeca mediante la aplicación de resistencia liviana mientras estiras la muñeca, la mano y el antebrazo, todos los cuales son propensos a perder fuerza y ​flexibilidad como el resultado de una fractura en la mano. Coloca las palmas de las manos con los dedos completamente extendidos y tocándose entre sí, al igual que la posición que tomarías si estuvieras orando. Mantén los codos hacia arriba y empuja lentamente las manos una contra la otra. Debes sentir un estiramiento en las manos y las muñecas. Mantén esta posición durante un conteo de cinco segundos. Relájate y repite. Realiza una serie de 10 repeticiones, tres veces al día.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por martín giovana