Ejercicios de fisioterapia después de un remplazo de cadera

Un reemplazo de cadera es un procedimiento quirúrgico en el cual la articulación de la cadera se sustituye por un implante protésico. La cirugía de reemplazo de cadera se puede hacer en una cadera o ambas. La artritis o el trauma físico de las articulaciones son dos condiciones que harían viable la cirugía de reemplazo. Un reemplazo de cadera es una de las operaciones ortopédicas más fiables. El ejercicio de fisioterapia es una herramienta terapéutica necesaria, seguida a todos los procedimientos de reemplazo de cadera. El objetivo de tu programa de ejercicios de reemplazo de cadera es el de recuperar la movilidad y mejorar la fuerza alrededor de la cadera operada.

Puentes

Los ejercicios de puente reclutan a los glúteos, los isquiotibiales y los abdominales internos. Este ejercicio estabiliza la cadena posterior al obligar a las caderas a ampliarse. Acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Mantén los pies, las rodillas y las caderas alineados. Eleva la cadera del suelo, al mismo tiempo que contraes los glúteos o los músculos en ellos. Mantén el glúteos cinco segundos y la contracción abdominal, una vez que alcanzada una extensión de la cadera total. Poco a poco y en control, mueve las caderas hacia abajo hasta que casi toquen el suelo. Mantén un glúteo y la contracción abdominal durante todo el ejercicio. Prevén el arqueo de más en tu espina dorsal en la fase ascendente.

Giro supino de cadera

Los giros supino de cadera fortalecen los flexores de la cadera y los abdominales internos. Yace supino con las caderas y rodillas flexionadas para crear un ángulo recto en ambas piernas. Emplea tu pared abdominal, la cual estabiliza la columna vertebral inferior. Lentamente deja que tu pierna izquierda baje y suba. Golpea ligeramente el suelo con el talón izquierdo. Sube y baja tu pierna izquierda hacia tu cuerpo. Sostén la pierna izquierda una vez que tu muslo izquierdo esté vertical al suelo. Realiza los pasos anteriores con la pierna derecha. Alterna mover la pierna derecha e izquierda hasta que ya no puedas mantener la estabilización del tronco. El movimiento de las piernas hacia arriba y hacia abajo es dictado por la cadera no por la rodilla. Cada movimiento de pierna debe ser constante, pero también deliberado.

Levantarse de la silla

Levantarse de la silla es un ejercicio funcional que trabaja en la transferencia del peso corporal. Son cuclillas; al igual que la maniobra que fortalece principalmente los cuádriceps y glúteos. Siéntate en una silla con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Tus pies y rodillas están separados al ancho de los hombros. Contrae los abdominales y enderezar tu columna vertebral. Cruza los brazos sobre tu pecho. Párate levantando la cadera y enderezando las piernas. Tu torso y las piernas están rectos cerca de la terminación de la fase ascendente. Siéntate de nuevo poco a poco dejando caer tu cadera y doblando las rodillas. Una contracción abdominal constante mantendrá tu zona lumbar arqueada.

Ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico genera movilidad a través de las articulaciones de la cadera. Una bicicleta reclinada es una máquina aeróbica que da apoyo a las caderas al tiempo que proporciona una re-introducción a la locomoción. Tiene un asiento y almohadilla para la espalda, los cuales le dan una base sólida para trabajar. Realiza 20 minutos en una intensidad ligera a moderada, tres días a la semana. La duración de la actividad continua es más importante que la intensidad. Un nivel moderado de intensidad te permite ver cómo tu cadera tolera el movimiento habitual.

Más galerías de fotos



Escrito por john tavolacci | Traducido por ana karen salgado beltrán