Ejercicios faciales para la quijada

Hay 44 músculos en la cara. A medida que envejeces, pierden fuerza y ​​el tono. Un aspecto que es particularmente propenso a la flacidez es la línea de la mandíbula, aunque los ejercicios regulares pueden ayudar a construir los músculos de la mandíbula y mantener la piel firme y levantada. Realiza ejercicios faciales con regularidad y combínalos con una dieta saludable, ejercicio y un buen cuidado de la piel y la rutina de la protección solar.

Estiramiento de lengua

Los ejercicios faciales fuerzan a los músculos a expandirse y contraerse. Esto ayuda a la fuerza de áreas como la línea de la mandíbula, donde a menudo se acumula y provoca flacidez. Este ejercicio es especialmente bueno para flexionar los músculos de la mandíbula. Siéntate con la espalda recta y levanta lentamente la barbilla como si buscaras algo en el techo. Mantén los hombros relajados para evitar la tensión del cuello. Saca la lengua hacia abajo, tratando de conseguir que la punta toque la barbilla. Mantén esta posición durante 10 segundos y luego relaja.

Levantamiento de labios y caída de mandíbula

Este ejercicio trabaja la barbilla y los músculos en la parte frontal de tu cuello, ayudan a apoyar la piel en la línea de la mandíbula. Al hacer este ejercicio, debes sentir los músculos del cuello y apretar la barbilla. Levanta tu labio inferior más allá de tu labio superior, debe ponerse tensa la barbilla y fruncir. Mantén esta posición durante unos segundos y luego con firmeza tira la mandíbula inferior, manteniendo el resto de tu cara y la cabeza levantada. Este movimiento hará que los músculos del cuello se contraigan. Mantén esta posición durante unos segundos, relájate y trata de hacer al menos dos series de 10 repeticiones.

Estiramiento de quijada

Es tan importante estirar los músculos de la mandíbula, ya que es para fortalecerlos. Esto ayuda a asegurar que la tensión se libere y genere buena circulación. Una buena manera de estirar los músculos de la mandíbula es sentarse con la espalda recta y con los labios cerrados y relajados. Inclina suavemente la cabeza hacia atrás para mirar hacia el techo, y luego forma una O con tus labios. Esto tira de la piel sobre tu mandíbula. Mantén la posición durante 20 segundos, relájate y repite una o dos veces.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica mccahon | Traducido por sofia semo