Ejercicios y estiramientos básicos para el lugar de trabajo

Estirarte en el trabajo puede ayudar a relajarte, reducir el malestar muscular y quizás reducir el riesgo de lesiones, según el sitio web Occupational Health and Safety. Realizar ejercicios básicos puede ayudarte a fortalecer tu cuerpo y relajar los músculos tensos. Una rutina de ejercicio y estiramiento también puede ayudarte a ahorrar dinero si eliges algún tipo de actividad física en lugar de una visita a la máquina expendedora durante los descansos.

En tu escritorio

Convierte tu escritorio en una zona de entrenamiento con ejercicios básicos que pueden ayudarte a volverte más fuerte. Mientras estás sentado, mantén las rodillas dobladas y los pies plantados en el suelo. Extiende una pierna a la vez hasta que esté paralela con el suelo, y dobla lentamente la rodilla y devuelve tu pie al suelo. Cambia de lado y continúa con tus elevaciones de piernas (leg lifts). Para un "viaje en alfombra mágica", coloca tus manos en los reposabrazos, tensa tu abdomen y levanta tu cuerpo a unas pulgadas de la silla. Mantén la posición durante 10 a 20 segundos, luego baja y repite cinco veces. Para trabajar los tríceps, párate con la espalda a la mesa y descansa las palmas de las manos sobre su superficie. Dobla las rodillas y baja hasta que los codos alcancen un ángulo de 90 grados. Repite 20 veces.

Alrededor de la oficina

Obtén algo de ejercicio extra al mover tu impresora a un lugar más lejos de tu escritorio, si es posible. De esta manera, tendrás que caminar más durante el día cuando vayas por los documentos a la impresora. Toma el camino largo para ir al baño. Toma tus llamadas mientras estás de pie o paseando. Estaciónate más lejos de la oficina y toma las escaleras siempre que sea posible. Si tu oficina tiene un gimnasio o una sala de entrenamiento, haz ejercicios básicos tales como abdominales (crunches), flexiones (pushups), dominadas (pullups) o saltar la cuerda sin la necesidad de tener que cambiarte completamente a ropa de entrenamiento.

Estiramientos sentado

Estira tu espalda y hombros con movimientos de hombro (shoulder rolls). Mientras estás sentado, inhala lentamente y lleva tu hombro derecho hasta la oreja, luego exhala y gira el hombro en su lugar. Repite en el lado izquierdo. También puedes traer ambos hombros hacia arriba, al mismo tiempo, exhalando y llevarlos de nuevo a su lugar. Para estirar el cuello, siéntate recto en tu silla y luego inclina lentamente la oreja derecha hacia el hombro derecho. Permite que tu cabeza vuelva a la posición neutral, y luego inclina lentamente la oreja izquierda hacia el hombro izquierdo. Estira tu pecho mientras estás sentado al sentarte con la espalda recta, entrelazando los dedos detrás de la espalda y luego levanta el esternón.

Estiramientos de pie

Si has estado sentado todo el día, los estiramientos de pie son una manera particularmente eficaz para relajarte y rejuvenecer tu cuerpo. Estando de pie, extiende los brazos sobre la cabeza y luego agarra la muñeca izquierda con la mano derecha. Tensa tu abdomen, y luego inclínate hacia la derecha para estirar por el lado izquierdo de tu cuerpo. Cambia la colocación del brazo y repite con el otro lado. También puedes estar parado con las manos en las caderas y los pies plantados al ancho de los hombros. Presiona tus caderas hacia delante y los hombros hacia atrás, manteniendo la posición durante un máximo de 10 segundos.

Más galerías de fotos



Escrito por morgan rush | Traducido por mariana perez