Ejercicios de estiramiento de adherencias en el área pélvica

Las adherencias pélvicas se refieren al tejido cicatricial que se produce en los músculos que respaldan la pelvis. Cuando se daña el tejido muscular, se formará un tejido cicatricial durante el proceso de reparación natural del cuerpo. Este tejido contiene células no contráctiles compuestas de colágeno. Debido a que el colágeno no se contrae con el músculo, su presencia puede obstaculizar la capacidad del músculo para contraerse. Esto puede llevar a una pérdida de fuerza y flexibilidad, así como causa dolor en el músculo afectado. El estiramiento es una forma de ayudar a romper el tejido cicatricial y realinearlo de manera que las fibras de colágeno y las fibras musculares se alineen en la misma dirección. De esta manera, puedes recuperar algo de la flexibilidad perdida a medida que se forma el tejido cicatricial.

Cobra

Este estiramiento afecta a los grandes músculos de los abdominales que se adhieren a la pelvis, especialmente en el recto del abdomen. Acuéstate boca abajo con las piernas estiradas detrás de ti y tus palmas en el suelo hacia tus hombros. Apunta los dedos de los pies hacia abajo, de manera que la parte superior de los pies toquen el suelo. Después, extiende completamente los brazos, levantando la cabeza, los hombros y el pecho del suelo. Levanta la cabeza en alto y arquea la espalda hasta que sientas un estiramiento a través de los abdominales. Mantén esta posición durante 25 o 30 segundos.

Cruce de piernas

El estiramiento de cruce piernas trabaja los músculos que se adhieren a los lados posterior y lateral de la pelvis, incluyendo los músculos aductores de los glúteos y la cadera. Acuéstate boca arriba con las piernas estiradas. Dobla una pierna y cruzala por encima de la otra pierna para que tu pie esté en el suelo, al otro lado de la rodilla. Con la otra mano, agárrate a la parte externa de la rodilla y tira de ella hacia el suelo. Tira hasta que sientas un estiramiento profundo en tu rabadilla y mantén durante 25 o 30 segundos. Relájate y realiza el mismo estiramiento con la otra pierna.

Estiramiento abdominal acostado

Este estiramiento se enfoca en los músculos medios y profundos de los abdominales. Acuéstate boca arriba en el suelo con los brazos extendidos por encima de su cabeza y el dorso de las manos apoyadas en el suelo. Después, intenta levantar el pecho lejos de tu cintura, tratando de alcanzar tus brazos. Mantén esta posición extendida durante 25 o 30 segundos.

Estiramiento de lado

Este estiramiento se dirige a los oblicuos externos, que son los músculos a cada lado de los abdominales que se insertan en el reborde exterior de la pelvis. Acuéstate boca arriba con las rodillas flexionadas, los pies juntos y apoyados en el suelo. Extiende los brazos hacia el lado izquierdo de tu cuerpo con las manos en línea con el pecho. Al mismo tiempo, lleva ambas rodillas hacia el lado derecho de tu cuerpo en el piso. Mantén los pies juntos mientras haces esto. Mantén esta posición durante 25 o 30 segundos y cambia de lado.

Más galerías de fotos



Escrito por joe king, m.s. | Traducido por ana karen salgado beltrán