Ejercicios para la enfermedad de Perthes

Enfermedad de Perthes, conocida también como la enfermedad de Legg-Calve-Perthes, afecta a los niños cuando, por razones que se desconocen, el suministro de sangre a la articulación de la cadera disminuye temporalmente. La falta de sangre en la cadera en crecimiento resulta en la muerte de las células de hueso en la parte superior del fémur, o hueso del muslo, lo que lleva a la inflamación e irritación en la zona de la cadera y dolor y debilidad en la pierna, la cadera o la ingle. Es más común en niños entre las edades de cuatro y diez, la enfermedad de Perthes suele responder bien al tratamiento conservador, especialmente con los niños más pequeños, de acuerdo con losNational Institutes of Health. El ejercicio es un componente importante de este tratamiento.

Propósito

Los objetivos finales del ejercicio para la enfermedad de Perthes son mejorar la fuerza y ​​rango de movimiento de las caderas, mientras se mantiene el peso de las articulaciones de la cadera. Además, cuando las células óseas femorales mueren debido a un período de suministro insuficiente de sangre, el área de la cadera de tu hijo puede deformarse si la pierna no está alineada correctamente con sus caderas cuando las nuevas células óseas crecen. El ejercicio ayuda a mantener su pierna correctamente alineada dentro de la articulación de la cadera, lo que minimiza el riesgo de desfiguración. Si bien la enfermedad por lo general afecta sólo una cadera, ejercitar ambas caderas asegura incluso el desarrollo muscular durante todo el tratamiento.

Ejercicios benéficos

Los ejercicios benéficos para la enfermedad de Perthes se centran en abducción, aducción, rotación interna, rotación externa, flexión y extensión de la cadera. Los ejercicios de abducción mueven la pierna lejos de la cadera, mientras que la aducción mueve más cerca la línea media del cuerpo de tu hijo. La rotación interna o medial gira los pies hacia el centro de su cuerpo, y la externa o lateral los mueve hacia afuera. La flexión se produce cuando sus rodillas se doblan hacia sus caderas, mientras que los ejercicios de extensión enderezan las piernas. Para mantener el peso de las articulaciones de la cadera, tu hijo puede realizar estos ejercicios acostado en una cama o colchoneta. Alternativamente, nadar fortalece los músculos y proporciona ejercicios de rango de movimiento, mientras que el agua ayuda a soportar el peso de tu hijo.

Ejercicios a evitar

Cualquier movimiento que force o tense las caderas de tu niño están contraindicados en la enfermedad de Perthes. Los deportes de contacto y deportes o actividades que impliquen correr o saltar pueden empeorar la condición. El médico de tu hijo también puede desaconsejar la bicicleta, ya que, a pesar de que fortalece los músculos de la parte inferior del cuerpo de una manera de bajo impacto, conlleva el riesgo de lesiones en caso de que tu niño se caiga.

Consideraciones

Si bien cierta cantidad de descanso es importante durante el tratamiento para la enfermedad de Perthes, muchos niños pueden permanecer bastante activos. Sin embargo, si tu hijo se queja de dolor o rigidez en la rodilla, cadera o ingle, o si comienza cojeando o se mueve en una manera comprometida, disminuye sus actividades y aumentar su descanso. Consulta con el médico de tu hijo ante cualquier preocupación.

Pronóstico

El pronóstico para la enfermedad de Perthes es generalmente bueno, con la mayoría de los niños regresando a sus actividades normales dentro de los dos años de tratamiento, según informa la American Academy of Orthopaedic Surgeons. La terapia física con ejercicios para fortalecer músculos de la cadera y de la pierna y mejorar el rango de movimiento ayuda a disminuir las posibilidades de cualquier efecto negativo a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por jan annigan | Traducido por georgina velázquez