Ejercicios que empeoran los acúfenos

Si tú o alguien sufren de acúfenos, o zumbidos en los oídos, sabes qué tan molesto puede ser. Puedes tener dificultades para concentrarte, para dormir, sentirte deprimido, estresado o ansioso. Aunque el ejercicio regular puede disminuir los síntomas de los acúfenos, existen ciertos ejercicios que debes evitar.

Síntomas

Los que sufren de acúfenos reportan oír sonidos cuando no existen sonidos externos. Los molestos síntomas de los acúfenos incluyen, silbidos, zumbidos, chasquidos y rugidos en uno o ambos oídos. Los ruidos pueden variar en volumen y pueden irse y volver. Puedes encontrar que es difícil tener una vida normal con los acúfenos. Tu trabajo, vida social y personal pueden sufrir. Los acúfenos pueden llevar al aislamiento, ya que sientes que nadie parece comprender lo que tienes.

Causas

Los acúfenos son un síntoma de una condición subyacente, no son una enfermedad independiente. Tienen varias causas, incluyendo la exposición a ruidos fuertes, pérdida de la audición relacionada con la edad, lesiones de cabeza y cuello, trastornos de los vasos sanguíneos, retención de cerumen, estrés y depresión, para nombrar algunas. Sin importar la causa, las personas que sufren de acúfenos se preguntan en todo momento: "¿Esto se irá algún día?".

Ejercicios a evitar

Puedes sorprenderte al saber que ciertos ejercicios pueden causar o empeorar los acúfenos. A través de un estudio de investigación, el Dr. Michael I. Weintraub del New York Medical College descubrió que puede haber una asociación entre los aeróbicos de alto impacto y las disfunciones auditivas. Las sacudidas de la cabeza que ocurren en estos aeróbicos causan que las las otoconias (cristales de calcio en los oídos) se salgan de sus lugares normales, causando problemas en el oído interno. Si tienes acúfenos, tienes que evitar cualquier ejercicio que implique movimientos fuertes y muchos saltos. Los aeróbicos de alto impacto, correr, el baloncesto, fútbol y voleibol tienen que hacerse con moderación.

Ejercicios recomendados

El ejercicio regular puede ser efectivo para reducir los síntomas de los acúfenos. El ejercicio mejora la circulación, desintoxica al cuerpo, alimenta al sistema auditivo, disminuye el estrés y mejora la calidad del sueño. El ejercicio estimula la liberación de endorfinas, u hormonas para "sentirse bien", las cuales te dan una sensación general de bienestar. Los aeróbicos de bajo impacto pueden ser una alternativa a los de alto impacto. El ejercicio suave, como el yoga y los pilates pueden ser efectivos para reducir el estrés y la ansiedad en las personas que sufren de acúfenos. Cuando te ejercites, usa unos zapatos de alta calidad diseñados para absorber los golpes.

Consideraciones

Si tienes acúfenos, no deberías lidiar con ellos por tu cuenta. Hablar con un consejero profesional o participar en un grupo de apoyo puede ayudarte a lidiar con el estrés asociado con esta condición. Quizás juntos, pueden tener una lluvia de ideas y experimentar con diferentes opciones de tratamiento, siendo el ejercicio una de ellas. Aunque tus acúfenos pueden no irse por completo, los síntomas pueden reducirse y manejarse.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie berger | Traducido por ana maría guevara