Ejercicios durante el primer trimestre del embarazo

Mantener un régimen de ejercicio regular durante el embarazo ofrece numerosos beneficios a la salud para ti y tu bebé. El ejercicio puede levantar tu estado de ánimo, mejorar la calidad de sueño, reduce los dolores y malestares, prepara tu cuerpo para el alumbramiento y ayuda a prevenir la diabetes durante la gestación y la preclampsia. El American College of Obstetricians and Gynecologists recomienda a las mujeres embarazadas realizar 30 minutos de ejercicios al día la mayoría de los días a la semana. Durante el primer trimestre, normalmente las mujeres aumentan poco de peso y aún no tienen problemas de equilibrio, así que el ejercicio será más cómodo que con el embarazo más adelantado.

Bailar durante el embarazo

Bailar es una forma aeróbica de ejercicio durante el comienzo del embarazo. Baila como lo haces normalmente, ya sea en tu casa o en grupo de baile. Baila al menos durante 20 minutos tres veces a la semana y ajusta la intensidad del baile con base en lo que sientes. Asegúrate de mantener el ejercicio de bajo impacto y mantén un pie sobre el suelo todo el tiempo al optar por marchar o pisar de lado en lugar de brincar.

Yoga prenatal

La yoga es un excelente ejercicio cardiovascular que alivia el estrés y la tensión, tonifica y estira los músculos y mejora el equilibrio y la circulación. La meditación y las técnicas de respiración de la yoga también pueden preparar a una futura madre para las exigencias del labor de parto. La mayoría de las variantes de la yoga son seguras, pero una clase de yoga prenatal se adaptará a las capacidades y necesidades de seguridad de una mujer embarazada.

Aeróbico de bajo impacto

Los ejercicios aeróbicos de bajo impacto construyen tono muscular y fortalecen tu corazón y los pulmones. Si ya tomabas clases aeróbicas antes de embarazarte, tal vez podrás continuar durante el primer trimestre. Tal vez quieras unirte a una clase de aeróbicos o ver un video de ejercicios que esté diseñado para mujeres embarazadas. Para reducir la tensión en las articulaciones y prevenir las caídas, evita cualquier tipo de salto, brinco o patada que pueda causar que pierdas el equilibrio.

Caminar durante el embarazo

Caminar es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares y de los más seguros para las mujeres embarazadas. Caminar es de bajo impacto, no aplica tensión en las articulaciones y no requiere un alto nivel de salud. Puedes caminar donde sea práctico y accesible para ti, para que puedas incorporarlo en tu agenda fácilmente. Debes poder continuar con la intensidad con la que caminabas antes de estar embarazada o, si estuviste inactiva previamente, comienza despacio hasta llegar a caminatas de 20 a 30 minutos.

Nada durante el embarazo

Nadar es un grandioso ejercicio cardiovascular de bajo impacto que tonifica tu cuerpo y aumenta el ritmo cardiaco sin poner presión en las articulaciones. Nadar también mejora la circulación y fomenta la resistencia. Asimismo, es una actividad que posee un bajo riesgo de lesión y no tendrás golpes de calor. También ayuda a disminuir las náuseas y aumenta la energía durante el primer trimestre.

Consideraciones

Si tienes un problema médico, tal vez no sea recomendable hacer ejercicio. Asegúrate de consultar a tu médico antes de comenzar un programa de ejercicios. Siempre comienza por el calentamiento y estiramiento de manera adecuada y utiliza ropa holgada y cómoda. Bebe agua antes, durante y después de la rutina de ejercicios y asegúrate de consumir las suficientes calorías para cumplir las necesidades de tu embarazo y del programa de ejercicio. Escucha a tu cuerpo y confía en lo que te dice. Detente cuando comiences a sentirte fatigada; no quieres llegar al punto de estar exhausta.

Más galerías de fotos



Escrito por christina marie | Traducido por alejandra medina