Ejercicios para después de una cirugía de pie

Después de una cirugía de pie, es común que tu pie se sienta débil, rígido y dolorido. La elevación combinada con ejercicios puede ayudar a que recuperes el rango de movimiento que probablemente hayas perdido como resultado de la cirugía. Además, los movimientos activos del pie y el tobillo te ayudarán a reducir la inflamación y disminuir el dolor. Asegúrate de que tu cirujano o terapeuta físico te den luz verde antes de empezar un programa de ejercicio.

Bombeo de tobillo

El bombeo de tobillo trabaja activamente en llevar el fluido de tu pie, tobillo y pierna baja de regreso al cuerpo. No es raro que después de una cirugía de pie sientas el movimiento del tobillo restringido. El incremento de la inflamación alrededor de la articulación puede limitar tu habilidad de movimiento. Para realizar este ejercicio, siéntate con ambos pies estirados frente a ti. Lentamente lleva la punta de tus pies atrás hacia tu cabeza. Luego apunta los dedos hacia el frente en línea recta con tu pierna. Repite este ejercicio 10 veces, dos veces por hora cuando estés despierto.

Flexiones (curls) con toalla

El movimiento vigoroso del pie trabaja para disminuir la inflamación y favorece al los movimientos motores finos de los pies. La flexiones (curls) con toalla fomentan el movimiento del pie al actuar como una bomba. Para realizar este ejercicio, coloca una toalla de mano pequeña extendida sobre el suelo. Siéntate en una silla con ambos pies en el suelo, el pie en recuperación descansando con sólo los dedos del pie en el borde de la toalla. Lentamente agarra la toalla con los dedos de los pies, y enróllalos hacia tu pie. Asegúrate de mantener tu pie y tu talón planos sobre el suelo. Repite esto dos veces, dos sesiones por día.

Canicas

Otro ejercicio que estimula el movimiento del pie es recoger pequeños objetos, como las canicas, con los dedos de tus pies. Coloca una variedad de pequeños objetos, como canicas, monedas, en una toalla. Siéntate con tus pies sobre la toalla. Levanta los objetos uno por uno con tus dedos, y colócalos en un pequeño plato o taza. Repite este ejercicio un par de ocasiones, dos veces por día. Para incrementar el desafío, utiliza objetos más pequeños, u objetos que queden alineados con el suelo como botones o monedas.

Estiramiento de Aquiles

Estirarte es también parte vital para recuperar cualquier movimiento que se pueda haber perdido después de una cirugía. Para estirar tu tendón de Aquiles, siéntate con tus piernas estiradas frente a ti. Enreda una toalla alrededor de los dedos de del pie en recuperación. Asegúrate de mantener los dedos de tu pie apuntando hacia el cielo. Tirando ligeramente la toalla lentamente lleva tus dedos hacia atrás hasta que sientas un estirón. Mantén esa posición de 20 a 30 segundos. Haz tres repeticiones, dos veces por día.

Más galerías de fotos



Escrito por tyler shultz | Traducido por luis de la torre