Ejercicios del LCA para pre-cirugía

El ligamento cruzado anterior, o LCA, controla el movimiento de los huesos de la espinilla y el muslo. Las rupturas del LCA ocurren cuando la rodilla se vuelve inestable y se tuerce. Las lesiones del LCA son a menudo el resultado de las lesiones deportivas y son tratadas frecuentemente con cirugía para los pacientes que quieren seguir llevando una vida activa. Hacer ejercicio antes de la cirugía LCA puede ayudar a mantener la masa muscular. Siempre debes consultar a tu médico antes de comenzar los ejercicios pre-cirugía del LCA.

Puentes


Un ejercicio de puente profundo de talón ayudará a fortalecer tus músculos isquiotibiales y los músculos de la cadera.

Un ejercicio de puente profundo de talón ayudará a fortalecer tus músculos isquiotibiales y los músculos de la cadera. Acuéstate en el suelo o sobre una colchoneta con tu espalda en el suelo. Dobla tus rodillas. Tus pies deben estar apuntando hacia el techo; sólo tus talones deben estar en el suelo. A continuación, debes cavar tus talones en el suelo, apretar tus nalgas y elevar tus caderas del suelo. Tus hombros, las caderas y las rodillas, todos deben formar una línea recta. Trata de mantener esta posición durante seis segundos. Baja de nuevo al piso y repite este ejercicio por un conjunto de ocho repeticiones. Deja de hacerlo si sientes dolor.

Elevaciones


Las elevaciones del talón se completan con la ayuda de una silla.

Las elevaciones del talón se completan con la ayuda de una silla. Este ejercicio ayudará a fortalecer tus músculos de la pantorrilla mientras te preparas para la cirugía de LCA, de acuerdo con CIGNA Health Care. Párate derecho y mantén la parte posterior de una silla colocada en frente de ti. Párate unas pulgadas detrás de tu silla. Levanta los talones del suelo. Mantén tus rodillas rectas. Mantén esta posición durante seis segundos. Baja tus talones al suelo y repite este ejercicio en una serie de ocho repeticiones.

Series de cuadriceps


Las series de cuadriceps te ayudarán a mantener la fuerza de tu pierna superior y en la parte superior de tu muslo.

Las series de cuadriceps te ayudarán a mantener la fuerza de tu pierna superior y en la parte superior de tu muslo. Siéntate en el suelo y extiende la pierna lesionada hacia fuera delante de ti. Tu pierna sana también debe estar al frente de ti, en un ángulo de 90 grados. Aprieta el músculo de tu muslo de la pierna lesionada. Para ello, presiona la parte posterior de tu rodilla contra el suelo. Si tu rodilla se siente incómoda, enrolla una pequeña toalla debajo de tu rodilla. Mantén esta posición durante seis segundos. Repite este ejercicio por un conjunto de ocho repeticiones.

Flexiones de rodilla


Completar poco profundas flexiones de rodilla te ayudará a construir la fuerza en la parte superior de tu pierna.

Completar flexiones de rodilla poco profundas te ayudará a construir la fuerza en la parte superior de tu pierna. Sólo completa este ejercicio si siente un dolor mínimo. Tu rodilla no debe hacer clic o bloquearse al completar este ejercicio. Párate, con tus manos colocadas en un mostrador o en la parte posterior de una silla, con tus pies que deben estar apartados según el ancho de tus hombros. Dobla tus rodillas lentamente en una posición en cuclillas. Piensa en la forma que usas para sentarte en una silla. Evita mover tus rodillas delante de los dedos de tu pie. Ponte en cuclillas no más de 1/2 pie. Tus talones deben permanecer en el suelo o al menos rozar el suelo. Mantén esta posición durante unos segundos. Repite una serie de ocho repeticiones.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por gonzalo cerda