¿Qué ejercicios no debes hacer mientras estás embarazada?

Si eras físicamente activa antes del embarazo o deseas empezar un programa de ejercicio suave durante tu embarazo, podrías tener curiosidad sobre las limitaciones que te puede imponer el bebé que está creciendo a tu cuerpo. Mientras que la mayoría de los ejercicios se pueden realizar durante el embarazo, hay algunos que pueden ser de alto impacto o que afectan el suministro de sangre de tu bebé. Aunque debes de hablar con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios de embarazo, las guías de ejercicios generales durante el embarazo te pueden guiar a ejercicios seguros.

Restricciones generales.


Varios tipos de ejercicio deben de evitarse como una regla mientras estás embarazada.

Varios tipos de ejercicio deben evitarse como una regla mientras que estás embarazada a fin de reducir al mínimo los riesgos para el bebé. Estos incluyen los ejercicios donde saltes o te sacudas. Sin embargo, el correr puede ser una excepción si corrías antes de quedar embarazada y estás familiarizada con la forma de correr con movimientos suaves. Deberás evitar ejercicios donde saltes, así como aquellos que requieran que cambies de dirección de repente ya que esto aumenta el riesgo de caídas. Cualquier ejercicio que tenga potencial para causar una golpe abdominal también deben evitarse. Si experimentas síntomas como dolor, dificultad para respirar o sangrado, dejes de cesar el ejercicio inmediatamente.

Ejercicios para tonificar los músculos


Deberás evitar ejercicios como abdominales que implican acostarte sobre tu espalda.

A medida que avances en el embarazo, el crecimiento de tu bebé empieza a poner más presión sobre tus arterias, lo que puede afectar tu posición para dormir y tu rutina de ejercicios. Después de alrededor de tu cuarto mes de embarazo, deberás evitar ejercicios como abdominales que implican acostarte sobre tu espalda. Las posiciones invertidas como bicicletas hacia abajo , paradas sobre manos u hombros, y la posición de yoga "el perro boca abajo" también deben evitarse. Las flexiones profundas de la rodillas y el flexionar la espalda también ponen demasiada presión sobre el cuerpo, por lo que se deben evitar.

Deportes


Los deportes que implican repercusiones y riesgo potencial de caerte se deben evitar durante el embarazo.

Los deportes que implican repercusiones y riesgo potencial de caerte se deben evitar durante el embarazo. Un ejemplo es esquí alpino, debido al gran riesgo de caída. Sin embargo, puedes realizar esquí de fondo. El esquí acuático también se debe evitar debido a la posibilidad de sufrir un traumatismo en el estómago. Los paseos a caballo también pueden ser una actividad con saltos con paradas y arranques que causan demasiado riesgo para tu bebé. El fútbol, baloncesto y fútbol americano también aumentan riesgos de lesiones e impacto y deben evitarse.

Condiciones medicas y el ejercicio


Algunas condiciones o complicaciones de salud durante el embarazo pueden evitar que te ejercites por completo.

Algunas condiciones o complicaciones de salud durante el embarazo pueden evitar que te ejercites por completo. Estos incluyen antecedentes de insuficiencia cervical, placenta previa, sangrado en tu segundo o tercer trimestre, alta presión arterial o anemia. Las personas con enfermedades del corazón o del pulmón también deben evitar el ejercicio durante el embarazo para reducir el riesgo de tener un aborto espontáneo o complicaciones en el parto. Tu médico deberá abordar cualquier condiciones individualmente contigo que puedan afectar tu salud y la de tu bebé.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por ariadna delgado