Ejercicios que deben evitarse durante el embarazo

Para la mayoría de las mujeres, no tiene nada de malo hacer ejercicio durante el embarazo. El ejercicio puede proporcionar numerosos beneficios físicos y emocionales a las mujeres embarazadas, incluyendo un mejor estado de ánimo, menos dolores y mayor energía. El Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos informa que el ejercicio puede incluso disminuir el riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Ciertos ejercicios, sin embargo, deben evitarse durante el embarazo. Asegúrate de hablar con tu médico acerca de los tipos de ejercicio que son mejores para ti.

Ejercicios con mayor riesgo de caídas

Los deportes como la equitación, el esquí, la escalada y el patinaje sobre hielo, son todos considerados como fuera del alcance para todas las mujeres embarazadas, independientemente de su nivel de experiencia, según la Asociación Americana de Embarazo. Los deportes con raqueta como el tenis y el bádminton, también son considerados como actividades de alto riesgo desde finales del segundo trimestre en adelante. Estos deportes implican correr con cambios rápidos de dirección que, durante las últimas y difíciles etapas del embarazo, te exponen al riesgo de caerte y que tú o tu bebé se lastimen.

Ejercicios de salto

Durante el embarazo, evita los ejercicios que impliquen saltar o rebotar. El movimiento no es peligroso -el bebé está bien acolchado en el útero-, pero la tensión se coloca en tus ligamentos y articulaciones. Durante el embarazo, el cuerpo libera una hormona llamada "relaxina" que hace que tus ligamentos se aflojen. Los ligamentos sueltos facilitan el parto, especialmente los del área pélvica. En su estado ablandado, sin embargo, llegan a ser más propensos a las lesiones. Los ejercicios que implican saltos, como los aeróbicos de alto impacto y los saltos de tijera (jumping jacks), aumentan el riesgo de que dañes seriamente, y quizás permanentemente, tus ligamentos o articulaciones.

Deportes de contacto

Las mujeres embarazadas deben evitar los deportes de contacto, como el hockey, el baloncesto, el fútbol o el rugby, ya que aumentan el riesgo de ser golpeadas en el abdomen. Las lesiones en la zona del estómago -incluso aquellos menores- pueden tener efectos graves en el embarazo. Aunque seas muy hábil en estas actividades, espera hasta después de que nazca tu bebé para practicarlas.

Yoga Bikram

Mientras que la práctica del yoga es generalmente segura y recomendada para mujeres embarazadas, debe evitarse el yoga Bikram. Este tipo de yoga se practica en una habitación caliente, a veces a más de 100 grados, y las mujeres embarazadas corren el riesgo de sobrecalentarse. La Asociación Americana de Embarazo informa que la temperatura de una mujer embarazada no debe elevarse por encima de los 102,2 grados, ya que algunos estudios han demostrado que los fetos expuestos a tanto calor tienen un mayor riesgo de presentar defectos de nacimiento. Si eres una mujer embarazada amante del yoga, busca un programa de yoga prenatal que te ayudará a mantenerte en forma sin el riesgo adicional del calor.

Ejercicios en posición supina

Las mujeres embarazadas deben evitar, después del primer trimestre, los ejercicios en posición supina, acostado boca arriba. De acuerdo con IDEA , Asociación de Salud y Estado Físico, estos ejercicios pueden reducir el flujo de sangre al bebé, lo que posiblemente puede provocarle la falta de oxígeno. Ejemplos de ejercicios en posición supina incluyen la bicicleta (bicycle crunches) y los ejercicios de pelvis (pelvic tilts).

Más galerías de fotos



Escrito por barbara diggs | Traducido por maría echenique